26 de abril de 2010

CICR denuncia la escasa información acerca de las víctimas del conflicto armado en Colombia

CICR denuncia la escasa información acerca de las víctimas del conflicto armado en Colombia
REUTERS

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CIRC) denunció la escasa información sobre la situación de decenas de miles de personas que siguen sufriendo las consecuencias del conflicto armado en Colombia, especialmente en "el sur y la costa pacífica", lo que aumenta a más de 3,3 millones el número de desplazados en el país.

El jefe de la delegación del CICR en Colombia, Christophe Beney, explicó que "el sur y la costa pacífica del país son las zonas más afectadas por el conflicto armado". Las comunidades indígenas y de descendientes africanos son las más afectadas, muchas tienen que huir por miedo a perder la vida, otros mueren o resultan heridos e incluso sufren violencia sexual. Sin embargo, poco se sabe de la mayoría de estas tragedias, lamentó la organización.

Los delegados del CICR han registrado en el último año unas 800 presuntas violaciones del Derecho Internacional Humanitario, que comprenden 28 casos de homicidio, 61 ataques directos contra los civiles y 84 casos de personas desaparecidas por motivos relacionados con el conflicto armado. "Limitar el número de violaciones contra el derecho internacional humanitario significa que menos gente tiene que huir en busca de seguridad", subrayó Beney.

El número de desplazados en Colombia ha ido aumentando cada año y, oficialmente, asciende a más de 3,3 millones, "uno de los más elevados del mundo", aseguró el CICR. La amenaza de muerte es una de las razones por las que la gente se ve obligada a abandonar sus lugares de residencia y desplazarse de zonas densamente pobladas a regiones más remotas, perdiendo todo lo que tienen.

"Estábamos en casa y de repente oímos tiros. Cuando miramos al patio, vimos a mi hermano que yacía muerto en el suelo. Nos dejaron enterrarlo, pero después nos obligaron a dejar el pueblo", declaró Maria, una colombiana que hace poco tuvo que huir de su país. El año pasado, el CICR pagó el traslado a regiones más seguras de unas 400 personas que habían recibido ese tipo de amenazas.

En 20 regiones del país, que son consideradas las más afectadas por el conflicto armado entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Comlombia (FARC) y el Ejército Colobiano, el CICR atiende las necesidades más apremiantes de los desplazados. También establece proyectos de generación de ingresos para que las comunidades que viven en lugares apartados puedan conseguir medios de subsistencia estables.

Otro de los peligros en los asentamientos y cultivos en el país es la proximidad de dispositivos explosivos de fabricación artesanal y los restos explosivos de guerra. Durante el año pasado, el CICR realizó obras de refacción en lugares de recogida de agua, dormitorios escolares y otras instalaciones esenciales para mantener a la población alejada de los lugares plagados de dispositivos explosivos. También la organización ayudó a los agricultores a desarrollar nuevas actividades agrícolas en esas zonas.