El Clan del Golfo pide formalmente someterse a la Justicia colombiana

El Clan del Golfo pide formalmente someterse a la Justicia colombiana
17 de julio de 2018 COLPRENSA - ARCHIVO

BOGOTÁ, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Clan del Golfo, una de las mayores organizaciones criminales de Colombia, ha presentado una petición formal para iniciar el proceso de sometimiento a la Justicia, según han informado fuentes conocedoras del caso a los medios de comunicación locales.

De acuerdo con Caracol Radio, los abogados que representan a la organización criminal liderada por Dario Antonio Úsuga, alias 'Otoniel', se han reunido con el vicepresidente, Óscar Naranjo, el ministro de Justicia, Enrique Gil, y un emisario de la Fiscalía para hacer la solicitud formal.

El Clan del Golfo ya anunció el pasado mes de septiembre a través de un vídeo protagonizado por 'Otoniel' cuya veracidad confirmó el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, que estaban dispuestos a "someterse a la Justicia" para que el país alcance la "paz completa".

Santos aclaró entonces que el proceso de sometimiento a la Justicia del Clan del Golfo no sería "una negociación política", marcando así las diferencias con los diálogos celebrados con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), que en el primer caso han permitido firmar un acuerdo de paz.

Los criminales liderados por 'Otoniel' han dado este paso después de que Santos promulgara el pasado 10 de julio una ley para que los grupos armados que lo deseen se sometan a la Justicia aplicando el derecho penal de forma colectiva para que puedan disfrutar de ciertos beneficios.

Naranjo reveló entonces que el Clan del Golfo ya se había interesado por la nueva norma jurídica. "Recibimos una solicitud para comunicarnos con la vocería de esa organización criminal. Con la ley se evaluará si (...) llena los requisitos exigidos por la Ley de Sometimiento", dijo.

Para ello, el Clan del Golfo tendrá que dar información detallada sobre sus integrantes, negocios y territorios. Naranjo calculó que, aunque se llegó a hablar de hasta 7.000 miembros, "la realidad es que en los últimos años se ha capturado a centenares y la cifra más ajustada al contexto es de 1.800, máximo 2.000".