4 de septiembre de 2007

Clima.- 'Félix', a punto de tocar tierra en la frontera entre Nicaragua y Honduras

MIAMI (ESTADOS UNIDOS), 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

El huracán 'Félix' se encuentra a punto de tocar tierra, cerca de la frontera entre Nicaragua y Honduras, según el último boletín del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Miami, que advirtió de que el "extremadamente peligroso huracán" podría fortalecerse y alcanzar la categoría 5, la más alta en la escala de Saffir-Simpson, antes de pisar suelo.

Según los últimos datos, el centro del huracán se sitúa unos 110 kilómetros al este-sureste del Cabo Gracias a Dios, en la frontera, mientras continúa moviéndose a una velocidad de 26 kilómetros por hora hacia el oeste.

El CNH prevé que 'Félix' llegue a tierra en el noreste de Nicaragua en algunas horas y continúe sobre tierra en este país durante el día de hoy y en Honduras esta noche. Una especialista del centro, Michelle Maine, declaró a AP que está previsto que el huracán toque tierra a las 14.30 (hora peninsular española).

Un avión 'caza huracanes' de la reserva aérea de Estados Unidos informó de que los vientos máximos sostenidos han aumentado y ahora están cerca de los 250 kilómetros por hora, con ráfagas más altas. Mientras continúe sobre agua es posible algún "leve fortalecimiento", por lo que puede alcanzar la categoría 5 antes de cruzar la costa del noreste de Nicaragua, esta mañana.

El Centro Nacional de Huracanes advirtió de que los preparativos para proteger vidas y propiedades tienen que estar ya completados. Esta noche, Honduras emitió una alerta de huracán para varias partes del país, incluida la frontera con Nicaragua, mientras que se mantenía la advertencia de huracán en otras zonas, incluidas algunas de la frontera con Guatemala.

El gobernador de la provincia hondureña de Gracias a Dios, Delton Allen, declaró a la cadena de radio local HRN que han iniciado "un operativo tendiente a evacuar a las personas que podrían sufrir por el huracán".

"Inicialmente han sido evacuadas 70 personas de las cercanías del Cabo de Gracias a Dios y Brus Laguna, donde impactará 'Félix' el martes y son trasladadas a Puerto Lempira", dijo Allen. El Cabo de Gracias a Dios y Brus Laguna son zonas bajas y ambas están a unos 700 kilómetros al norte de Tegucigalpa.

A su vez, el jefe de la Oficina de Desastres de la Cruz Roja de Honduras, Óscar Fernández, dijo que "las evacuaciones se están dando en varios puntos de la provincia de Colón", sobre el Caribe.

Asimismo, la alcaldía de Tegucigalpa anunció que en las próximas horas evacuará a los vendedores de los mercados Colón y Álvarez, al sur de la capital, que sufren cada año inundaciones por la crecida del río Grande, que cruza la ciudad. Sin embargo, no se ha determinado el total de personas evacuadas en el país.

En el municipio Villeda Morales, parte de la provincia de Gracias a Dios, "ya comenzaron las lluvias torrenciales causadas por Félix", informó en rueda de prensa la diputada Carolina Echeverría, del oficialista partido Liberal. "Necesitamos combustibles para evacuar en lanchas a los hondureños de la zona", añadió.

"Unos 300 turistas han sido ya evacuados de las Islas de la Bahía (sobre el Caribe) en aviones de la compañía salvadoreña Taca y esperamos que otros 400 lo hagan en las próximas horas", según señaló el presidente de la Asociación Nacional de Líneas Aéreas de Honduras, Armando Fúnez.

Informó de que los turistas continúan retirándose de las islas de Roatán, Guanaja y Utila, que según los expertos recibirán el impacto directo de la tempestad. La más afectada, según las autoridades, será Roatán.

En Belice, los residentes almacenaban agua y comida y colocaban tablas de madera sobre las ventanas para protegerlas de los vientos huracanados. Muchas personas que viven en áreas bajas se refugiaron en terrenos más elevados.

Por su parte, en El Salvador, Carlo Scaramello, representante del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas, aseguró ayer que están preparados para enviar ayuda alimenticia a los países afectados a través del centro regional de respuesta humanitaria con sede en este país.

"Estamos listos para trabajar junto con las autoridades nacionales en los varios países (centroamericanos) que pudieran verse afectados" por 'Félix', dijo Scaramella, quien agregó que en la actualidad el PMA asiste a unos 10.500 damnificados que dejó el huracán Dean en Belice y Jamaica.

En tanto, las autoridades de emergencia de El Salvador decretaron el lunes alerta amarilla --un paso antes de las evacuaciones-- con la que activaron los sistemas de emergencia ante pronósticos de intensos aguaceros a partir del martes por la noche.

En Nicaragua, el jefe de la Defensa Civil, coronel Mario Pérez Cassar dijo que fue declarada emergencia amarilla en la región autónoma Norte y se han activado las fuerzas de socorro en Puerto Cabezas, capital regional, 375 kilómetros al noreste del país.

La alerta vale para todo el recorrido del río Coco, fronterizo con Honduras donde el ejército ha desplazado a sus unidades y movilizado medios terrestres y aéreos.

Pérez Cassar dijo que si el huracán golpea esa zona de manera indirecta, como se espera, con vientos de hasta 100 kilómetros por hora y fuertes lluvias, podrían ser afectados unos 55 municipios y a unas 50.000 personas.

De lo contrario, si llegara a golpear de lleno, habría más de 500.000 afectados. El Huracán Mitch que azotó el país y gran parte de Centroamérica en octubre de 1998 produjo casi un millón de damnificados.

HENRIETTE, AHORA HURACÁN

Por otra parte, la tormenta tropical 'Henriette' alcanzó hoy la fuerza de huracán frente a las costas del Pacífico mexicano, según el CNH. El fenómeno, que era una tormenta tropical, generaba vientos sostenidos de 120 kilómetros por hora y seguía su trayectoria hacia el sur de la Península de Baja California, donde podría llegar esta tarde.

El extremo de la península de Baja California es célebre por sus balnearios. Henriette ya provocó inundaciones y corrimientos de tierra que dejaron seis muertos en Acapulco, otra ciudad turística del Pacífico mexicano.