6 de mayo de 2015

Clinton apuesta por una vía para conceder la ciudadanía a los inmigrantes

Clinton apuesta por una vía para conceder la ciudadanía a los inmigrantes
JOSHUA ROBERTS / REUTERS

LAS VEGAS (ESTADOS UNIDOS), 6 May. (Reuters/EP) -

La candidata a la nominación presidencial demócrata Hillary Clinton ha reclamado una vía a la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados, intentando atraer a los votantes latinos de Estados Unidos y diferenciándose de sus rivales republicanos en la carrera a la Casa Blanca en las elecciones del 2016.

"No podemos esperar más por una vía hacia una ciudadanía plena y en igualdad de condiciones. Ahora, aquí es donde yo discrepo de todos los del bando republicano", ha dicho Clinton a un grupo de estudiantes en una escuela secundaria en el estado de Nevada.

El voto latino probablemente será clave en la elección del 2016, especialmente en estados como Nevada y Colorado, que no tienen una mayoría clara de uno u otro partido. Los republicanos buscan obtener una mayor porción del voto latino que la lograda en el 2012, cuando muchos hispanos consideraron que fueron demasiado duros contra los inmigrantes irregulares.

El exgobernador de Florida Jeb Bush, un republicano que está evaluando una postulación a la Casa Blanca, ha propuesto un estatus legal para los inmigrantes indocumentados que no equivale a una ciudadanía plena, aunque no ha descarto alguna forma para que eventualmente se conviertan en estadounidenses.

En este sentido, Clinton, la favorita para ganar la nominación demócrata para la elección presidencial de noviembre del 2016, ha denunciado que los republicanos están ofreciendo un "estatus de segunda clase".

"Cuando ellos hablan sobre un estatus legal, eso es una clave para un estatus de segunda clase y nosotros no deberíamos olvidar nunca sobre quiénes es este debate", ha agregado durante su acto en el instituto de secundaria Rancho High School.

Los hispanos conforman cerca de un 70 por ciento de los estudiantes de la escuela, ubicada a menos de 16 kilómetros de los casinos de Las Vegas, un imán para trabajadores de todo el mundo.

Otro posible rival de Clinton, el senador republicano Marco Rubio de Florida, jugó en el año 2013 un importante papel en la redacción de un detallado proyecto de ley sobre inmigración, que finalmente no fue respaldado por el Congreso. Rubio, hijo de inmigrantes cubanos, ha apoyado desde entonces una reforma integral del sistema inmigratorio del país.

Clinton ha señalado que su política de reforma al sistema de inmigración garantizaría que los inmigrantes en situación irregular puedan pagar una multa, aprender inglés o presentarse para conseguir la ciudadanía de Estados Unidos sin riesgo de ser deportados.

Así, la exsecretaria de Estado se ha comprometido a mantener y ampliar las acciones ejecutivas del presidente Barack Obama, que permitió a millones de inmigrantes indocumentados permanecer en Estados Unidos de manera legal y obtener permisos de trabajo.

"Si el Congreso sigue rehusándose a actuar, como presidenta yo haría todo lo posible bajo la ley para ir más allá", ha sostenido. Clinton insiste en que quiere que tanto los 'Dreamers' (soñadores) --niños que fueron llevados a Estados Unidos de manera ilegal por sus familias-- y sus padres puedan permanecer legalmente en Estados Unidos.

Nevada realizará el próximo año una de las primarias iniciales para decidir la nominación demócrata y será una prueba clave a la capacidad de Clinton para conquistar a los hispanos y sus votos.