15 de mayo de 2013

30 años de prisión a excongresista por masacre de Antioquia, según medios colombianos

30 años de prisión a excongresista por masacre de Antioquia, según medios colombianos
REUTERS

BOGOTA, 15 May. (EUROPA PRESS) -

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia ha condenado a 30 años de prisión al excongresista del departamento de Antioquia, César Pérez García, por la masacre de Segovia, ocurrida el 11 de noviembre de 1988 y en la que fueron asesinadas 43 personas y heridas más de 40.

Según reportan diversos medios colombianos, Pérez García, de 78 años de edad, fue hallado responsable de la comisión de un "crimen de lesa humanidad", por la masacre ocurrida durante un ataque por parte del grupo Muerte a Revolucionarios del Nordeste, un grupo paramilitar liderado por Fidel Castaño, y que fue perpetrada con objeto de eliminar a los militantes de la Unión Patriótica que habían ganado las elecciones de marzo de 1988.

Pérez García, quien permanece recluido en la cárcel Picota de Bogota, fue acusado de participar en la masacre con el propósito de preservar su influencia política en la zona, para lo cual habría pedido a los jefes paramilitares Fidel Castaño y Henry de Jesús Pérez, que limitaran los alcances de la izquierda en el municipio de Segovia, donde existía un marcado apoyo a la Unión Patriótica.

El expresidente de la Cámara de Representantes y expolítico liberal, fue acusado por uno de los lugartenientes del excomandante paramilitar conocido con el alias de 'el Negro Vladimir', de financiar la masacre, con el único fin de conseguir el control político en la zona.

"Le pidió a Henry de Jesús Pérez y a Fidel Castaño que sacaran del camino a la izquierda de Segovia, municipio en el cual la mayoría de las personas apoyaban a la Unión Patriótica, para así tener el control político absoluto de su región", señaló el paramilitar en su declaración.

Ante los magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, Pérez García se declaró inocente y negó que se hubiera creado un vínculo con los grupos paramilitares para que el Partido Liberal logrará el mayor poder electoral en la región.

También negó haber participado en la creación y promulgación de panfletos amenazantes en contra de los miembros y seguidores de la Unión Patriótica (UP).