22 de noviembre de 2008

Colombia.-El abogado de la empresa DMG renuncia a su defensa al conocer que Murcia quería sobornar al Congreso colombiano

BOGOTÁ, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

El abogado Abelardo de la Espriella, renunció ayer a la defensa de la multinacional DMG tras conocerse una serie de grabaciones en las que su dueño, David Murcia Guzmán, hablaba con su cuñado William Suárez, de enviar un dinero al Congreso para "empujar" el proyecto de las tarjetas prepago, empleadas por la DMG y otras empresas piramidales para llevar a cabo sus operaciones.

La dimisión del abogado se produjo después del proceso de legalización de la detención de David Murcia Guzmán, cuando la Fiscalía reveló que, desde los propietarios de DMG estarían incurriendo en el delito de lavado de activos, concierto para delinquir y captación ilegal de recursos.

Por su parte, la Fiscalía presentó en audiencia preliminar las pruebas que demuestran la ilegalidad en la constitución de dicha comercializadora, señalando que no había justificado el incremento patrimonial de la empresa en 2005, que pasó de 100 millones de pesos a más de 2.000 millones. Asimismo, hizo referencia a algunas escuchas telefónicas en las que Murcia Guzmán habla con empleados de la firma sobre el control de una presunta doble contabilidad, así como un soporte para dos registros diferentes, hechos que permiten inferir a la Fiscalía sobre la posibilidad de un lavado de activos.

El Juez 31 Penal del Circuito legalizó la captura de David Murcia Guzmán, representante legal de DMG Grupo Holding S.A, Daniel Ángel Rueda y Margarita Pabón, según informaron medios colombianos recogidos por Europa Press y poco después Guzmán llegó a Bogotá a bordo de un avión de la Policía al aeropuerto militar de Catam y descendió de la aeronave encadenado en medio de un fuerte dispositivo de seguridad. El presidente de DMG fue capturado hace tres días en Panamá por las autoridades del país.

El empresario, que también registra movimientos a otros países iberoamericanos como Perú, Brasil, Ecuador, Venezuela y Argentina, pretendía desplazarse a Costa Rica, donde no existe tratado de extradición vigente, al parecer con el propósito de evadir la acción de las autoridades.

Su detención tuvo lugar el mismo día que la Policía panameña inició la búsqueda del empresario, a petición de la Interpol, al tiempo que el Ministerio Público de ese país comenzó las investigaciones y los trámites para su posible deportación.

Murcia Guzmán, principal directivo de la empresa DMG, intervenida el pasado lunes por captar ilegalmente millonarias sumas de dinero con la promesa de cuantiosas ganancias, es requerido en Colombia junto a otros seis ejecutivos de la firma.