2 de julio de 2009

Colombia acusa a Ecuador de violar normas internacionales

Por Luis Jaime Acosta

BOGOTA (Reuters/EP) - Colombia acusó el miércoles a Ecuador de violar el derecho internacional luego de que un juez de ese país pidió la captura de un ex ministro por la operación en la que murió un líder de las FARC, y sugirió que la orden es parte de una estrategia política y jurídica del "terrorismo".

La reciente decisión de un juez ecuatoriano de ordenar la captura del ex ministro de Defensa Juan Manuel Santos por el operativo que concluyó con la muerte del líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Raúl Reyes, es el más reciente incidente entre Bogotá y Quito.

Ambos países mantienen suspendidas sus relaciones diplomáticas.

"No podemos permitir, apreciados compatriotas, que se judicialice la libertad. No podemos permitir que la guerra política y jurídica del terrorismo prive a los colombianos del derecho a recuperar la seguridad", dijo el presidente Alvaro Uribe al término de un consejo de seguridad.

El popular mandatario, quien lidera una ofensiva contra las FARC, anunció la creación de una agencia para defender el derecho de los ciudadanos a combatir el "terrorismo", al que acusó de impulsar una guerra política y jurídica desde el interior y el exterior.

Colombia también aseguró que Ecuador no tiene jurisdicción para investigar la presunta responsabilidad individual o personal de los funcionarios del Gobierno que tuvieron responsabilidad en la operación militar en la que fue muerto Reyes junto a otras 25 personas.

POSICION DE COLOMBIA

"Colombia expresa categóricamente la falta de jurisdicción del Estado ecuatoriano en relación con la presunta responsabilidad individual o personal de cualquiera de los servidores o funcionarios públicos que intervinieron en la Operación Fénix", precisó un comunicado del Gobierno.

En marzo del 2008, militares colombianos bombardearon una zona selvática de Ecuador en donde estaba instalado un campamento de la guerrilla, acción en la que murió el líder rebelde y varias personas más que lo acompañaban, acusadas por el Gobierno de Bogotá de ser guerrilleros.

La operación militar fue calificada por el gobierno del presidente de Ecuador, Rafael Correa, como una masacre que violó la soberanía de su país, y rompió relaciones diplomáticas con Colombia.

Desde entonces, funcionarios de los dos países han intercambiado posiciones encontradas sobre lo sucedido, lo que ha impedido la normalización de las relaciones diplomáticas pese a las gestiones de personalidades como el ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter.

Colombia ratificó que la Operación Fénix, que concluyó con la muerte de Reyes, fue producto de una decisión política enmarcada en la lucha mundial contra el terrorismo, con un objetivo legítimo, y que se desarrollo con estricto respeto al Derecho Internacional Humanitario.

Uribe ya había respondido a Ecuador asegurando que el Gobierno de Colombia no permitirá la detención de Santos, quien fue uno de los funcionarios más brillantes de su gobierno y renunció para aspirar a ser candidato a la presidencia en el 2010 en caso de que el mandatario no busque su segunda reelección si logra la habilitación para presentarse.