9 de octubre de 2007

Colombia.-Acusan a ocho miembros del Ejército colombiano de asesinar a cuatro campesinos y tres miembros de las FARC

BOGOTÁ, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

La fiscalía colombiana acusó hoy formalmente a ocho miembros del Ejército a los que consideró presuntos culpables de la muerte de cuatro campesinos y tres guerrilleros, según fuentes de la investigación.

El ente judicial consideró, tras una investigación de tres años de duración, que hay pruebas suficientes como para acusar a un oficial, un suboficial y cinco soldados los miembros del del Batallón Tarqui de Sogamoso, quienes habrían matado a siete personas en una vereda del municipio de Mengua el 8 de mayo de 2004, según el informe de la Fiscalía. En ese lugar, los presuntos miembros del pelotón especial 'Apocalipsis del Batallón Tarqui' sostuvieron un enfrentamiento armado con miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La investigación fue elaborada, además de por la Fiscalía, por la Unidad Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario que concluyó también que los miembros de las FARC estaban escondidos en la vivienda de los campesinos asesinados.

Los acusados son el teniente Freddy Alejandro Zapata Duarte, el sargento Jaime Orlando Piragua y los soldados Nelson Ayala Bautista, Melquis Loaiza Loaiza, Omel Rangel Santamaría, Jorge Arturo Zambrano y Fabio Nelson Vargas Alarcón. Los dos primeros están en libertad mientras que el resto se encuentran presos en el batallón de Sogamoso, según informa el diario colombiano 'El Tiempo'.

La defensoría Técnica Militar del Ejército indicó, por su parte, que ya está preparando la apelación de la decisión. El jefe del Estado Mayor de la Primera Brigada del Ejército, Luis Fernando Martín indicó que de momento están a la espera del fallo definitivo. "Como uniformados creemos en las labores de la Fiscalía y estaremos dispuestos a acatar una sentencia definitiva", dijo Marín, quien excusó a los afectados porque según él no actuaron de forma premeditada sino porque los oficiales tienen que reaccionar en cuestión de segundos.