4 de diciembre de 2013

Atacan con explosivos un oleoducto colombiano y provocan vertido

Atacan con explosivos un oleoducto colombiano y provocan vertido
COLPRENSA

BOGOTÁ, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

    Un ataque con explosivos paralizó el bombeo de petróleo por el segundo oleoducto más importante de Colombia y provocó un vertido de crudo en al menos dos ríos, dijo este martes una fuente de la petrolera estatal Ecopetrol.

   Se trata de un tramo del oleoducto Caño Limón Coveñas, en el municipio de Toledo, vereda La Reserva (Norte de Santander), cuyo ataque provocó una emergencia por derrame de crudo.

   Según información de las autoridades, el ataque fue adjudicado a la  organización guerrillera ELN (Ejército de Liberación Nacional) que activó cargas explosivas en un tramo del oleoducto y produjo un derrame de petróleo que incluso ha alcanzado afluentes hídricos del sur del departamento, según informa Colprensa.

   En la emergencia no se presentó ningún herido y el Ejército Nacional adelanta labores en la zona. Por su parte, Ecopetrol se ha acogido al plan de contingencia que incluye ubicar barreras de contención que frenen el deslizamiento de crudo por la zona de laderas y evitar la contaminación de los ríos y quebradas en el área.

   El atentado a la red Caño Limón-Coveñas fue cometido el lunes en la tarde cerca del municipio de Toledo, en el departamento de Norte de Santander, fronterizo con Venezuela.

   La tubería de 780 kilómetros de largo tiene capacidad para transportar unos 220.000 barriles diario, pero en promedio moviliza unos 80.000 barriles por día de crudo hasta el puerto de Coveñas, en el Mar Caribe, para su exportación, informa Reuters, que señala que Ecopetrol no dio una estimación de cuándo el oleoducto podría retomar sus operaciones.

   Caño Limón-Coveñas ha sido blanco de varios ataques en lo que va del año, algunos de los cuales obligaron a la estadounidense Occidental a suspender las operaciones en el campo de Caño Limón, en el departamento de Arauca, de acuerdo con fuentes de seguridad y del sector petrolero.

   En la conflictiva zona de las explosiones hay presencia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el más pequeño Ejército de Liberación Nacional (ELN).

   Colombia es el cuarto mayor productor latinoamericano de petróleo, pero su producción ha sufrido por los ataques contra su red de ductos y otras instalaciones. Entre enero y octubre sufrió 196 atentados a oleoductos, superando el total del año pasado de 151, según estadísticas del Ministerio de Defensa, informa Reuters.