15 de abril de 2006

Colombia.- Aumenta a 15 el número de muertos y a 37 el de desaparecidos tras la avalancha del miércoles

BOGOTA, 15 Abr. (EP/AP) -

La Cruz Roja Colombiana informó este sábado de que el número de víctimas mortales por la avalancha ocurrida al suroeste del país asciende a 15, mientras se calcula que los desparecidos podrían llegar a 37.

Alfonso Vargas de la Cruz Roja en Cali, unos 300 kilómetros al suroeste de la capital, señaló que entre los cuerpos rescatados se hallaron los de dos soldados que prestaban servicio de vigilancia en la zona. Siete más se incluyen entre los desaparecidos.

Asimismo, indicó que los damnificados por el deslizamiento de lodo y tierra ocurrido el miércoles llegarían a 1.000, quienes han sido ubicados en varios albergues del puerto de Buenaventura, la principal terminal de carga de Colombia que maneja el 80% de las mercancías que entran y salen del país.

El sábado se realizaron las exequias del periodista Jairo Muñoz, quien murió arrastrado por una avalancha cuando trabajaba para un telenoticiero local. En tanto, con honores militares, fueron sepultados los cuerpos de los dos militares rescatados.

El general Omar Sanchez, comandante de la III Brigada del Ejército, aseguró al telenoticiero RCN que una patrulla de rescate militar ha estado trabajando intensamente en la remoción de escombros y en la búsqueda de los otros siete militares que están desparecidos. "Mantenemos la esperanza de hallarlos con vida", dijo el oficial.

Sin embargo, David Solano directivo del grupo de apoyo general de la Defensa Civil explicó a AP que después de 36 horas es muy difícil encontrar con vida a personas que hayan sido atrapadas por el alud.

El rescate de todos los cadáveres podría tardar entre tres y cinco meses, mientras se remueven las toneladas de lodo y tierra, razón por la que se cree que las autoridades puedan declarar como cementerios tres de los 15 lugares donde se registraron aludes en la carretera entre Cali y Buenaventura.

Solano aclaró que solamente si el presidente Alvaro Uribe declara la zona como de calamidad pública, se podría continuar, con recursos nacionales, la búsqueda de todos los cuerpos que aún permanecen sepultados.

También explicó que por tratarse de una "zona de selva tropical húmeda con una alta incidencia hidrológica y la explotación de madera" algunos troncos pudieron represar una de las quebradas que bajan de la montaña y provocar la tragedia.

La oficina estatal de meteorología IDEAM, asegura que la intensidad de la lluvias solo comenzará a bajar dentro de unos siete días.