4 de diciembre de 2012

El CICR confirma que ha recibido la solicitud de las FARC de repatriar a los guerrilleros muertos en Ecuador

BOGOTÁ, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) ha confirmado que ha recibido la solicitud formal de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de repatriar los cuerpos de los guerrilleros que murieron durante la Operación Fénix, llevada cabo por los militares colombianos en territorio ecuatoriano en 2008.

El CICR ha confirmado a Caracol Radio que ha recibido la solicitud formal de las FARC, para repatriar los cadáveres de los guerrilleros fallecidos en el país vecino y para visitar a los que están presos en cárceles ecuatorianas.

El grupo humanitario ha indicado que estudiará la petición del grupo armado, especialmente sus efectos sobre el diálogo de paz en curso, y, en caso de que así se requiera, realizará los trámites necesarios entre las partes, es decir, las FARC, Colombia y Ecuador.

En concreto, ha apuntado que en lo que se refiere al envío de misiones humanitarias a los centros penitenciarios, el CICR realiza visitas a los presos durante un conflicto armado desde 1969, con un seguimiento detallado a 2.700 reos de distintos grupos insurgentes.

Así, el CICR se ha convertido en el primero en confirmar que ha recibido la "solicitud humanitaria" que, según el comunicado publicado el pasado 26 de noviembre en la agencia de noticias Anncol, la guerrilla cursó a los gobiernos de Colombia y Ecuador y al CICR.

Tanto el Gobierno de Colombia como el de Ecuador han asegurado que, de momento, no han recibido la solicitud formal de las FARC y han rehusado pronunciarse sobre su eventual respuesta hasta confirmar que efectivamente se ha cursado.

La Operación Fénix tuvo lugar el 1 de marzo de 2008 en la selva de Sucumbíos, en territorio ecuatoriano, y se saldó con la muerte del entonces 'número dos' de las FARC, 'Raúl Reyes' y varios guerrilleros, así como seis estudiantes universitarios.

La misión militar originó una grave crisis diplomática entre Colombia y Ecuador, ya que Quito alegó que Bogotá había llevado a cabo la ofensiva contra las FARC en territorio ecuatoriano sin autorización, mientras que su vecino le reprochó que permitiera la presencia del grupo armado.