11 de enero de 2008

Colombia.- Clara Rojas asegura que quiere recoger ya a su hijo Emmanuel y confirma las pruebas de vida de otros rehenes

BOGOTÁ, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

La recién liberada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Clara Rojas dijo nada más pisar suelo de Caracas que quiere ya recoger y abrazar a su hijo Emmanuel.

En declaraciones desde la capital venezolana a la emisora colombiana Caracol radio aseguró que le quitaron a su hijo cuando éste sólo tenía ocho meses de vida y que el pasado mes de diciembre se enteró por la radio colombiana que Emmanuel permanece bajo la custodia del Instituto de Bienestar Familiar de Colombia.

En cuanto a su compañera de partido, la ex candidata a la presidencia colombiana Ingrid Betancourt, Rojas indicó que lleva tres años sin saber de ella y que está preocupada por las condiciones en la que se encuentra. Detalló que las separaron como medida de seguridad y que justo antes de que se vieran por última vez estuvieron caminando 20 días seguidos.

Ingrid Betancourt conoció a su hijo Emmanuel cuando era recién nacido y que ésta le hizo una ropa que ahora trae en su maleta para mostrársela a su madre, Clara González de Rojas y a la madre de la colombo-francesa, Yolanda Pulecio, para que la vean.

Por otra parte, también confirmó que con ella y con la también liberada hoy, la ex senadora Consuelo González de Perdomo, las FARC mandaron pruebas de vida de 16 secuestrados, entre las que figuran evidencias de Jorge Eduardo Gechem, Gloria de Polanco, Alan Jara, en coronel Mendieta y el sargento Delgado, las cuales ya han sido entregadas a la misión humanitaria.

"Ellos se quedaron muy tristes, fue una imagen desgarradora la despedida de los compañeros de secuestro", relató Rojas a la emisora Caracol radio.

Rojas indicó que "fue tenaz" su decisión de tener a su hijo Emmanuel; que éste "se llama así porque es un regalo de Dios" y consideró que está viva gracias a su hijo. En cuanto al guerrillero y padre de su hijo aseguró que no tiene noticias de él.

Recordó que su parto, que tuvo lugar el 16 de abril de 2004, fue difícil y que estuvo auxiliada por un enfermero de las FARC que tenía conocimientos de medicina y que posteriormente permaneció 40 días sin moverse.