27 de marzo de 2007

Colombia.- Colombia dice que la CIA le ha confirmado que no hizo el informe que vincula al jefe del Ejército con 'paras'

La Fiscalía no abrirá ninguna investigación porque sólo hay "conjeturas" y EEUU muestra su confianza en el Gobierno de Uribe

WASHINGTON/BOGOTÁ, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

La embajadora de Colombia en Estados Unidos, Carolina Barco, informó que miembros de la CIA le han confirmado que el informe publicado por el diario 'Los Angeles Times', en el que se vincula al comandante del Ejército, Mario Montoya, con grupos paramilitares, fue elaborado por otro país, aunque no señalaron cuál.

En declaraciones a la emisora local 'Caracol Radio' recogidas por Europa Press, Barco indicó que se reunió con cinco altos oficiales de la CIA que le aclararon que las afirmaciones que contiene el documento son sólo "señalamientos" que no han sido probados, ni verificados, ni confirmados.

Además, añadió que le reiteraron que en caso de cualquier acusación, como la que se hizo en el rotativo, lo primero que hubieran hecho habría sido ponerse en contacto con el Gobierno colombiano, lo cual no han hecho porque no daban "ninguna fuerza" a la información.

Los miembros de la CIA recordaron, según Barco, que la cooperación de los gobiernos de Colombia y Estados Unidos es excelente, y señalaron que están investigando quién filtró el documento

Por su parte, el embajador interino de Estados Unidos en Bogotá, Milton Drucker, explicó en una visita al comandante del Ejército colombiano que lamentaba la filtración del informe que vincula al oficial con los paramilitares.

El encuentro entre el diplomático y el militar tuvo lugar en la sede del Comando del Ejército en el oeste de la capital colombiana y se produjo horas después de que Montoya dijera a 'Caracol Radio' que la publicación de dicho informe debía ser explicada por las autoridades estadounidenses.

"Drucker vino simplemente a saludarme y a decirme que lamentaba la filtración de ese documento", declaró el oficial, quien no ofreció más detalles de la reunión, que duró unas seis horas.

CONFIANZA DE ESTADOS UNIDOS

Por otro lado, el portavoz adjunto del Departamento de Estado norteamericano, Tom Casey, expresó su confianza en que el sistema judicial y el Gobierno de Álvaro Uribe aclaren debidamente los supuestos vínculos entre Montoya y grupos paramilitares.

"Creemos que el presidente Uribe ha abordado este asunto de forma directa y responsable, y confiamos en que el sistema judicial colombiano será capaz de abordar las cuestiones vinculadas con esto", aseguró Casey.

En declaraciones a los medios de comunicación, el funcionario recordó que las autoridades colombianas han puesto en marcha las investigaciones pertinentes para tratar de aclarar las supuestas conexiones de ciertas personas con organizaciones paramilitares.

El diario 'Los Angeles Times' desveló las posibles conexiones en una información publicada el pasado domingo, en la que denunciaba que el comandante del Ejército de Colombia mantuvo vínculos con paramilitares en 2002 para matar a 14 guerrilleros.

LA FISCALÍA NO INVESTIGARÁ

Según el rotativo, la acusación se desprende de un informe de la CIA que señalaba que Montoya y un grupo paramilitar de extrema derecha planificaron y llevaron a cabo de forma conjunta en 2002 la llamada 'Operación Orion' para eliminar a guerrilleros de zonas marginales de Medellín (departamento de Antioquia, en el noroeste del país).

Montoya negó después la denuncia y señaló que las acusaciones no tienen sustento. El militar sostuvo que se trató de una operación "que fue concertada con las autoridades civiles y fue vigilada por los organismos de control". "Pretender que un general firme un documento con un paramilitar no sólo es ingenuo y torpe, sino que muestra hasta qué punto es falso el informe", subrayó ayer Montoya.

Posteriormente, el comandante de la Armada Nacional y el director de la Policía apoyaron al general Montoya resaltando su "rectitud" y coincidieron en calificarle como un "soldado de la patria que ha servido incondicionalmente" al país.

El fiscal general encargado, Guillermo Mendoza, afirmó por su lado que no hay pruebas de ninguna índole que comprometan al comandante del Ejército, y destacó que con conjeturas no es posible abrir una investigación, ya que se debe partir de la base de la probabilidad de haberse cometido un hecho punible pero con hechos sólidos

Según explicó, la información que se tiene proviene de un medio de comunicación de Estados Unidos y algunas conjeturas, y añadió que de manera oficial no ha llegado ninguna sindicación a la Fiscalía y mucho menos a través de la vía diplomática.