17 de febrero de 2007

Colombia- Colombia pide ayuda a Interpol para la detención de un parlamentario implicado en el apoyo a los paramilitares

BOGOTA, 17 Feb. (EP/AP) -

La Policía secreta colombiana ha solicitado a Interpol la búsqueda en los 186 países que la conforman del diputado oficialista Jorge Luis Caballero, quien al parecer se encuentra en Alemania, mientras que los otros cinco diputados detenidos por su presunta relación con los paramilitares han pasado su primera noche en prisión.

El jefe de prensa del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), Oscar Galvis, indicó a la AP que la secretaria general de la Interpol en Lyon (Francia), autorizó hoy la búsqueda de Caballero, quien es buscado por el Tribunal Supremo de Justicia colombiano por promover y financiar grupos paramilitares.

Según Galvis, la información de que se dispone indica que "Caballero salió de Colombia el pasado 12 de enero a través del puente internacional de Rumichaca", en la frontera con Ecuador. De acuerdo con el diario 'El Tiempo' de Bogotá, que cita fuentes oficiales, Caballero viajó de Quito (Ecuador), a Frankfurt (Alemania), donde se reunió con su esposa Anneli Schannabel y de inmediato buscó ayuda con organizaciones y autoridades de ese país en busca de asilo.

Caballero es diputado en la Cámara de Representantes por el departamento del Magdalena y pertenecía al partido Cambio Radical, del cual fue expulsado, y luego fue acogido en el movimiento Apertura Liberal. Las autoridades colombianas permitieron la salida del diputado por vía terrestre hacia Ecuador, porque en el momento, Caballero aún no tenía una orden de captura vigente. El DAS, sin embargo, aseguró que no conoce el paradero actual de Caballero.

Otros cinco congresistas fueron detenidos por presuntos nexos con los paramilitares el jueves en Bogotá, Barranquilla y Santa Marta, incluido Alvaro Araujo, hermano de la ministra de Asuntos Exteriores, María Consuelo Araujo.

Por norma penitenciaria, los congresistas Luis Eduardo Vives, Mauricio Pimiento, Alfonso Campo, Dieb Maloof y Araujo, se encuentran desde ayer en un ala especial de la cárcel donde son recluidos ex funcionarios públicos.

El "escándalo de la parapolítica", como lo llaman los medios locales, se desató después de que el ex director de informática de la policía secreta denunciara los nexos de los políticos oficialistas con el jefe paramilitar Rodrigo Tovar, alias "Jorge 40", quien ejercía una influencia de fuerza en extensos territorios de la costa norte colombiana, para favorecer a sus candidatos al Congreso, gobernaciones y alcaldías.

Los paramilitares de estas regiones son acusados de numerosas masacres, con las cuales mantenían un poder intimidatorio para sus fines delictivos económicos o políticos. Un ordenador personal de "Jorge 40", en manos de la justicia, menciona a varios de los congresistas detenidos. En el mismo también fue hallada información de asesinatos selectivos, desplazamiento forzado, desalojo de tierras y el montaje de un aparato delictivo para apoderarse de fondos estatales de sanidad, educación y obras de infraestructura.

Los escuadrones paramilitares fueron creados en la década de 1980 por hacendados que intentaban defenderse de las guerrillas izquierdistas. Durante el actual Gobierno se han desmovilizado unos 31.000 de estos combatientes de extrema derecha gracias a un proceso de paz.