16 de enero de 2012

Colombia reforzará la vigilancia en Norte de Santander ante el repunte de la violencia

BOGOTÁ, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades colombianas reforzarán los operativos militares y la vigilancia en el departamento de Norte de Santander (noreste), cerca de la frontera con Venezuela, ante el incremento de la violencia por parte de la guerrilla y las bandas criminales, conocidas como 'bacrim' y consideradas como la nueva amenaza a la seguridad de esa nación sudamericana.

El ministro colombiano de Defensa, Juan Carlos Pinzón, anunció además recompensas de hasta 2.000 millones de pesos (858.000 euros) por las informaciones sobre importantes líderes criminales a los que se les atribuyen recientes atentados registrados en la región de Catatumbo.

"Vamos a hacer más acciones, más operaciones, más control del territorio, vamos a poner más puestos de control en las áreas urbanas para atacar a esas organizaciones que atentan contra el pueblo colombiano", informó Pinzón en un acto público. "Es muy importante que la gente denuncie para que el Ejército y la Policía puedan prevenir más acciones terroristas", añadió.

La lista de los más buscados la encabeza Víctor Ramón Navarro, alias 'Megateo', jefe del Ejército Popular de Liberación (EPL), considerado como un importante narcotraficante y al que se relaciona con el frente 33 de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Ese 'Megateo' es hoy el principal socio y miembro, si se quiere, de esa organización de las FARC y, como se sabe, anda dedicado al narcotráfico durante bastante tiempo", denunció el ministro. "Iremos detrás de criminales como éste o cualquier otro que atente contra el pueblo colombiano", advirtió.

Pinzón analizó el domingo la situación de inseguridad en Norte de Santander en un consejo de seguridad realizado en Tibú, municipio que en los últimos días ha sido blanco de ataques de los grupos rebeldes. Al menos tres personas murieron el pasado viernes por la explosión de un coche bomba en esa localidad, atentado que fue atribuido al frente 33 de las FARC.

Horas antes de que Pinzón llegara a la zona, las FARC dejaron sin luz a cientos de personas en Tibú tras haber atacado dos torres eléctricas que surten a esa localidad. El jefe de la Policía de Norte de Santander, el coronel Eliécer Camacho, afirmó que, con esta acción, la guerrilla pretende demostrar su poder en la región de El Catatumbo.

"Todas estas acciones tienen como objetivo tratar de mostrar que las FARC tienen fuerza, pero la lectura que hacemos es que no es así porque sus acciones las hacen sin ninguna planificación", aseguró Camacho, en declaraciones a la emisora local Caracol Radio.

Santos analizará este lunes la situación de inseguridad en El Catatumbo y el noreste de Colombia en otro consejo de seguridad en la ciudad de Florencia, departamento de Caquetá (sur), en el que también participará Pinzón y miembros de la cúpula militar colombiana.