18 de enero de 2011

Cuatro bandas criminales emergentes estarían dispuestas a desmovilizarse

BOGOTÁ, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

El obispo de Montería, Julio César Vidal, anunció el lunes que cuatro de las llamadas bandas criminales emergentes que operan en Colombia contactaron con él hace algunos meses para que ejerza de mediador en una eventual negociación con el Gobierno para su desmovilización.

Las autoridades calculan que en Colombia existen unas siete bandas emergentes que suman unos 4.100 combatientes. No obstante, las que han manifestado su intención de dialogar son 'Los Rastrojos', 'Los Paisas', 'Los Urabeños' y 'Las Águilas Negras', todas ellas dedicadas al control de las rutas del narcotráfico hacia Estados Unidos.

"No piden mesas de diálogo, sólo acercarse al Gobierno para entregar armas, rutas, cultivos. Entregarse ellos mismos, así el destino sea la misma extradición. Es verdad que quieren entregarse", dijo Vidal en declaraciones recogidas por RCN Radio.

Al parecer estos grupos, integrados por antiguos paramilitares de ultraderecha, pretenden evitar que el narcotráfico llegue a constituir un orden paralelo al del Estado, tan poderoso como para poner en peligro la integridad de toda la población, como ocurre en otros países de la región. "Me han dicho que no quieren que Colombia se vuelva un México y que no importa que los extraditen, pero que esto hay que pararlo", señaló.

No obstante, el obispo advirtió de que antes de iniciar cualquier tipo de negociación será necesario que estos grupos renuncien a la violencia, no solo contra los civiles, sino también entre ellos mismos. "La guerra que hay entre bandas criminales complica la situación, pero aún así, siguen demostrando interés", aseveró.

En un paso más, Vidal solicitó a estas organizaciones delincuenciales que, en un gesto de buena voluntad, comparezcan ante la Justicia para esclarecer el caso de los dos estudiantes de biología que fueron asesinados la semana pasada en el departamento de Córdoba (noroeste), al ser confundidos con sicarios de un grupo rival.

"Quiero aquí públicamente pedirles a estos grupos que de alguna manera manifiesten si fueron ellos los autores de estos crímenes, si son ellos, o si son otras bandas que quieren dañar el propósito de los grupos principales que quieren entregarse al Gobierno", pidió.

Por su parte, el presidente, Juan Manuel Santos, ha dejado la puerta abierta a una posible desmovilización de los grupos armados que operan en el país, aunque con la condición de que primero depongan las armas. Hasta que eso no se produzca "se confrontará con toda decisión y determinación a esas organizaciones", adelantó el ministro de Interior y Justicia, Germán Vargas Lleras.