21 de agosto de 2012

Colombia.- Defensa califica de "irrespetuosas" las afirmaciones de Uribe sobre las negociaciones con las FARC en Cuba

BOGOTÁ, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Defensa colombiano, Juan Carlos Pinzón, ha calificado de "irrespetuosas" las afirmaciones del expresidente Álvaro Uribe, quien aseguró que el Gobierno de Juan Manuel Santos y algunos exgenerales estaban sosteniendo negociaciones clandestinas en Cuba con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Me parece tendencioso que se hagan este tipo de manifestaciones porque lo único que contribuyen es a crear un mal ambiente, a afectar la disciplina con la que se deben mantener las Fuerzas Armadas", ha expresado Pinzón en declaraciones a la prensa.

Uribe (2002-2010) aseguró el domingo que Santos, quien fue su ministro de Defensa, mantiene negociaciones secretas con las FARC en Cuba en las que participan como interlocutores representantes de su gobierno y exgenerales del Ejército cuyas identidades no reveló.

Pinzón ha negado que haya autorizado a algún alto mando militar a establecer este tipo de contactos. "A cualquiera que esté sugiriendo eso exijo respeto por la Fuerza Pública, por su disciplina y la unidad que siempre muestran", ha insistido.

También ha repudiado las versiones sobre la participación de exmiembros del Ejército en esos supuestos diálogos. "Para ser franco, no creo ni tengo la información de que eso esté ocurriendo", ha sentenciado.

El ministro ha señalado que "no tiene ningún sentido" generar este tipo de rumores y polémicas "que para nada convienen a Colombia y a unas instituciones disciplinadas y comprometidas" como las Fuerzas Militares.

Asimismo, se ha referido al caso del general retirado Mauricio Santoyo Velasco, exjefe de seguridad de Uribe, quien se declaró culpable ante un tribunal de Estados Unidos de haber colaborado con los paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) entre los años 2001 y 2008.

Este tipo de hechos debe servir como ejemplo a los militares para que se den cuenta de que "quien delinque, no importa si funciona como jefe de seguridad de quien sea, o en el cargo que sea, tarde o temprano el peso de la ley le recae", ha afirmado el ministro.