30 de agosto de 2012

Defensa considera "desacertadas" las palabras de Uribe y asegura que la moral de las tropas sigue "muy alta"

BOGOTÁ, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Defensa de Colombia, Juan Carlos Pinzón, ha considerado "desacertadas" las declaraciones del ex presidente Álvaro Uribe (2002-2010), asegurando que la moral de las tropas sigue "muy alta", tras el anuncio de un proceso de paz con las guerrillas que operan en el país iberoamericano.

"No creo que sus declaraciones sobre la baja moral de las tropas sean acertadas. La moral de las tropas sigue muy alta", ha dicho Pinzón, en declaraciones recogidas por Caracol Radio.

En este sentido, ha subrayado que "si hoy hay cualquier diálogo y avance, es consecuencia de los éxitos y de los golpes que de manera permanente las Fuerzas Armadas le han venido propinando a los distintos grupos terroristas y criminales de Colombia".

Además, ha reiterado que la cúpula militar apoya al presidente del país, Juan Manuel Santos, en el proceso de paz que pretende iniciar con las guerrillas. "Le hemos manifestado nuestro respaldo a la política del Gobierno, de manera profesional e institucional", ha recordado.

Asimismo, Pinzón ha insistido en que el inicio de un proceso de paz no implica el cese de las operaciones de seguridad contra los grupos armados. "Estamos para golpear sin descanso y con toda contundencia cualquier amenaza terrorista o criminal contra el pueblo colombiano", ha subrayado.

Desde que Santos anunciara que el Gobierno ha mantenido "conversaciones exploratorias" con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para "buscar el fin del conflicto", abriendo también la puerta a la participación del Ejército de Liberación Nacional (ELN), Uribe ha criticado duramente esta decisión.

El ex presidente ha acusado a su sucesor en el cargo de ser "permisivo" con los terroristas y ha advertido de que el proceso de paz tendrá un "alto coste" para el país, ya que permitirá fortalecerse a los grupos armados, como han demostrado experiencias anteriores.

Asimismo, ha advertido en contra de la participación del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en el proceso de paz, aseverando que el líder socialista solamente intervendrá para adjudicarse el mérito de que sentó a negociar al Gobierno colombiano y a las guerrillas de cara a su reelección.

Durante sus ocho años de mandato, Uribe había condicionado cualquier negociación con los grupos armados a la liberación incondicional de todos los secuestrados, al cese de las hostilidades y a la desmovilización de los jefes guerrilleros.