28 de marzo de 2008

Colombia.- Defensa pide a la cúpula de las FARC que no pierda la oportunidad de una paz "justa, digna y generosa"

BOGOTA, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, envió hoy un mensaje "claro y preciso" a las FARC y a quienes insisten en la violencia y el terrorismo" para que "paren ya su camino de violencia" y que aprovechen las oportunidades de una paz "justa, digna y generosa" que les ofrece el Gobierno de Alvaro Uribe.

"Los miembros del Secretariado que quedan vivos deben meditar muy bien si vale la pena continuar generando tanta miseria y tanto dolor al pueblo, en una lucha que ya no tiene futuro ni razón de ser", afirmó Santos, que subrayó que el Gobierno seguirá combatiéndolos con las "fuerzas legítimas de la democracia".

Sin embargo, insistió en que el Gobierno mantiene en su otra mano "el ramo de olivo de la paz". "No pierdan esta oportunidad. Tal como cayeron Reyes y Ríos este mes, así mismo irán cayendo, tarde o temprano, Jojoy, Cano y los demás miembros del Secretariado. Más vale que entren en razón antes de que corran la suerte de sus compañeros".

"Paren ya su camino de violencia y eviten que siga este absurdo sacrificio de vidas", añadió el ministr, que insistió en ofrecer a la cúpula de las FARC "una paz justa, una paz digna, una paz generosa, si de veras quieren negociar", tras considerar que "no cabe duda de que este grupo terrorista se está resquebrajando".

Según el ministro Santos, los de las FARC "son los síntomas de un grupo criminal que afronta su decadencia, que perdió el rumbo ideológico, y que es repudiado y condenado por todos los colombianos y por la comunidad internacional".

"El terrorismo se está quedando sin aire, y se debilitará aún más si los países vecinos cumplen con el compromiso, que confirmaron en la reunión de cancilleres de la OEA, de combatir las amenazas de la seguridad provenientes de la acción de grupos irregulares y de organizaciones criminales", añadió.

En este punto, aseguró que aunque el Gobierno seguirá trabajando para lograr "la captura o el abatimiento" de los cabecillas de las FARC, también continuará incentivando la desmovilización de los guerrilleros comunes. "No queremos más sangre joven derramada en nuestra tierra", indicó.

"No olvidemos nunca que es mejor un guerrillero desmovilizado que un guerrillero capturado, y que es mejor un guerrillero capturado que un guerrillero dado de baja. La Fuerza Pública obtendrá igual o mayor reconocimiento por el número de desmovilizados que por el número de capturados o dados de baja", sentenció.