12 de abril de 2014

Las FFAA "tienen el deber" de capturar a 'Timochenko'

Las FFAA "tienen el deber" de capturar a 'Timochenko'
REUTERS

BOGOTÁ, 12 Abr. (Notimérica/EP) -

   El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, ha aclarado este sábado que los cuerpos de seguridad "tienen el deber" de cumplir las órdenes de captura emitidas contra el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño Echeverri, alias 'Timochenko', contradiciendo así al presidente, Juan Manuel Santos.

   "'Timochenko' lleva huyendo de la Justicia mucho tiempo y no está en Colombia, pero, si estuviera aquí, la Fuerza Pública tiene el deber de hacer cumplir las órdenes de captura emitidas por los delitos por los cuales es responsable", ha dicho Pinzón.

   El titular de Defensa ha recordado que, "en el caso de que ('Timochenko') represente una amenaza armada, en el marco de la Constitución se puede hacer uso legítimo de la fuerza", según ha informado el diario colombiano 'El Espectador'.

   En la misma línea se expresó el director de la Policía Nacional, Rodolfo Palomino. "Si me da la oportunidad de capturarlo, hago eso: capturarlo y ponerlo a disposición de la autoridad judicial", dijo a 'El Colombiano'.

   Incluso las FARC aclararon a Santos, en la rueda de prensa ofrecida ayer desde La Habana, que "un verdadero compromiso con la paz consiste en impulsarla con actitudes y hechos ciertos que permitan la reconciliación, sin actuar como perdonavidas".

   La guerrilla lamentó que, "mientras se habla de avances en un proceso de diálogo, se incumplen los compromisos concretos con el pueblo y se insinúan vanas e innecesarias amenazas hacia la contraparte".

   Todas estas reacciones obedecen a las declaraciones que Santos hizo el pasado jueves, en las que confesó que sabe "más o menos dónde está 'Timochenko'", pero dijo que "se lo pensaría dos veces" antes de dar una orden en su contra, debido al proceso de paz.

DIÁLOGO DE PAZ

   Desde el 8 de octubre y el 19 de noviembre de 2012 en Oslo y La Habana, respectivamente, Gobierno y FARC llevan a cabo un diálogo de paz basado en una agenda de seis puntos para poner fin a más de cinco décadas de conflicto armado, en las que han muerto 600.000 personas.

   Tras seis meses de intensas negociaciones, finalmente el pasado 26 de mayo las partes pactaron sobre desarrollo agrario y rural, el primer punto de la agenda y el más importante para la guerrilla, ya que sobre él pivota toda su lucha armada.

   El segundo acuerdo del proceso de paz llegó el pasado 6 de noviembre, sobre participación política. Los puntos clave son el compromiso para crear un estatuto de la oposición, que establezca sus derechos, deberes y garantías, y una reforma electoral, que incluye circunscripciones transitorias.

   Ahora que hablan sobre la solución al problema de las drogas ilícitas, las FARC han invitado a Estados Unidos a que se una al diálogo de paz, al considerar que este punto es de su incumbencia, como principal aliado de Colombia en la lucha contra el narcotráfico.