2 de julio de 2008

Colombia.- Detenidos dos guerrilleros de las FARC que pasarán a disposición judicial para responder de sus crímenes

El Gobierno de Colombia pide a las FARC que libere al resto de rehenes y les ofrece "negociar en serio y de buena fe"

BOGOTÁ, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

Dos guerrilleros de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) fueron detenidos hoy en durante la 'Operación Jaque' del Ejército colombiano, que permitió el rescate de Ingrid Betancourt, tres ciudadanos estadounidenses y otros once rehenes de la Fuerza Pública colombiana, informó el ministerio de Defensa en un comunicado, en el que precisó que ambos serán puestos a disposición judicial para responder de "todos sus delitos".

A estas horas, los 15 rehenes liberados, viajan en un helicóptero del Ejército que les recogió en las inmediaciones del departamento del Guaviare, en el sureste del país. "Están volando libres, sanos y salvos a San José (capital de Guaviare). Allá abordarán un avión que los llevará a Tolemaida", añade el comunicado. También se conoció que en ese lugar serán recibidos por el presidente de Colombia, Álvaro Uribe.

El ministerio de Defensa explicó así la "operación especial de inteligencia" planificada y ejecutada por la inteligencia militar en la se rescató "sanos y salvos" y "sin disparar un solo tiro" a 15 secuestrados de la guerrilla.

En primer lugar, precisó el comunicado, la inteligencia se logró infiltrar en la primera cuadrilla de las FARC, comandada por alias 'César', la cual ha mantenido en los últimos años a un numeroso grupo de rehenes en su poder. Por otra parte, se logró infiltrar al secretariado (cúpula de la citada guerrilla).

Los secuestrados estaban divididos en tres grupos, y los infiltrados lograron que éstos se reunieran en un solo lugar y de ahí se facilitó su traslado al sur del país para que "supuestamente pasaran directamente a órdenes" Alfonso Cano, el nuevo jefe de las FARC tras la reciente muerte del histórico líder, 'Manuel Marulanda' o 'Tirofijo'.

Asimismo, se hicieron operaciones para coordinar que los secuestrados fueran recogidos por un helicóptero de una organización ficticia y se consiguió que el propio 'César' y otro miembro de su estado mayor "viajaran personalmente con los secuestrado para entregárselos a Alfonso Cano", agrega el comunicado.

En realidad, el helicóptero que recogió a los secuestrados en las inmediaciones del departamento del Guaviare era del Ejército Nacional y estaba tripulado por personal "altamente cualificado" de la inteligencia colombiana. Se añadió que, ya en el helicóptero, 'César' y el otro guerrillero "fueron neutralizados" y serán entregados a las autoridades judiciales para que sean procesados "por todos sus delitos".

El comunicado agrega que el Ejército decidió no atacar a los otros 15 miembros de las FARC que acompañaron a estos dos guerrilleros en la operación de entrega, así como a los que se encontraban a varios kilómetros. "Les respetamos la vida en espera de que las FARC, en reciprocidad, suelten al resto de los secuestrados", instó el ministerio de Defensa, que destacó que la acción militar concluyó "sin disparar un solo tiro".

Por otra parte, destaca que ésta será una operación "sin precedentes que pasará a la historia por su audacia y efectividad" y que revela la calidad y la profesionalidad del Ejército colombiano.

En ese sentido, el ministro Santos felicitó a las fuerzas militares y a la inteligencia del Ejército, así como a los altos mandos militares, el general Mario Montoya y el general Freddy Padilla, que estuvo al frente de la operación "de principio a fin". A ellos, "Colombia, el mundo y los familiares de los rehenes rescatados "no tendrán cómo agradecerles a estos generales y a sus hombres, semejante operación de rescate".

Finalmente, el ministerio de Defensa insistió en que seguirán trabajando "día y noche" para lograr la liberación del resto de los secuestrados e hizo un llamamiento a los nuevos jefes de las FARC para que depongan las armas, "para que no se hagan matar ni sacrifiquen a sus hombres" y para que en definitiva "se desmovilicen".

"El Gobierno les reitera que si quieren entrar a negociar en serio y de buena fe, les ofrecemos una paz digna", concluyó el comunicado.