1 de octubre de 2008

Colombia.- Un diputado denuncia que el informe que vincula a un funcionario chileno con las FARC fue entregado por Uribe

SANTIAGO, 1 Oct. (De la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

El diputado chileno Marcelo Forni dijo hoy que fue el propio

presidente de Colombia, Álvaro Uribe, quien entregó al empresario

Sebastián Piñera, candidato de la oposición de derechas a la

presidencia del país y dueño de Lan Chile, un informe que involucraba a un funcionario del Gobierno de Michelle Bachelet con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Aunque los supuestos vínculos no han sido comprobados y de que La

Moneda expresó su apoyo y confianza al funcionario, el periodista Hugo Guzmán, éste renunció a su cargo en el Gobierno. Informaciones no confirmados señalan que Guzmán habría sido mencionado en un correo

electrónico encontrado en el ordenador incautado al fallecido 'Raúl Reyes'.

Marcelo Forni, diputado de la Unión Demócrata Independiente (UDI),

partido opositor de derechas, reveló que "el presidente de Colombia,

Álvaro Uribe, le entregó los antecedentes a Sebastián Piñera porque

Uribe es un líder muy juicioso y con visión de futuro, que entiende

que Piñera será el próximo presidente de Chile", según publicó hoy el diario 'La Nación'.

Las declaraciones del legislador fueron hechas en el marco de una

sesión de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento que

investiga la denuncia relacionada con las FARC.

Al momento de revelarse el informe que implicaba al funcionario

chileno, a mediados de septiembre, La Moneda, en boca del ministro del Interior, Edmundo Pérez Yoma, aseguró que, a su juicio, los políticos opositores que revelaron los supuestos vínculos con las FARC habrían sido víctimas de "una operación de inteligencia".

Hoy, en la misma sesión parlamentaria en la que se mencionó al

mandatario colombiano, Pérez Yoma entregó a los legisladores

información de prensa relacionada con el tema y que apareció en medios de comunicación de Brasil, Venezuela, Ecuador y Perú, lo que

demostraría que el tema no fue puesto en la agenda pública

exclusivamente en Chile.