17 de febrero de 2011

Colombia.- Los dos últimos rehenes liberados por las FARC se reencuentran con sus familias en Bogotá

BOGOTÁ, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

El mayor Guillermo Solórzano y el cabo Salín Sanmiguel se han reencontrado con sus familias en el aeropuerto Catam de Bogotá, tras ser liberados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), cuatro días después de la fecha prevista.

Nada más descender del avión que les trasladó desde la ciudad de Cali, en el departamento del Valle del Cauca (oeste), hasta la capital, los uniformados se fundieron en un intenso abrazo con sus seres queridos, que les esperaban desde que se conoció la noticia de su liberación.

Sanmiguel, de 25 años, fue recibido por su esposa Angélica y por sus dos hijas Tatiana y Samanta a las que alzó en brazos y no soltó hasta que se introdujeron en una sala de las instalaciones. Por su parte, a Solórzano, de 34, le esperaban su mujer Julia y su hija Laura Sofía, que se arrojaron a sus brazos en cuanto pudieron.

La entrega de estos dos rehenes pone fin a la misión humanitaria que comenzó el pasado 9 de febrero, en la que han sido liberados el concejal de San José del Guaviare Marcos Baquero; su colega de Garzón de Huila José Armando Acuña; el infante de Marina Henry López Martínez y el patrullero Carlos Alberto Ocampo.

No obstante, la liberación de Solórzano y Sanmiguel se ha retrasado cuatro días, ya que estaba previsto que fueran rescatados el pasado domingo en un municipio del departamento de Tolima (oeste). El Gobierno argumenta que la guerrilla entregó unas coordenadas falsas, mientras que la ex senadora Piedad Córdoba --partícipe en el proceso-- apunta a la existencia de "dificultades" de diversa naturaleza.

Tras la conclusión de esta misión de paz, las FARC todavía tienen en su poder a 16 uniformados --entre policías y militares-- a los que considera "canjeables" por guerrilleros presos, un intercambio que el presidente, Juan Manuel Santos, ha rechazado reiteradamente, instando al grupo armado a abandonar las armas.