27 de mayo de 2008

Colombia.- Ecuador advierte de que no puede confirmar que el colombiano detenido sea el comandante de un ELN

QUITO, 27 May. (Reuters/EP) -

Ecuador confirmó ayer la detención de un presunto miembro del Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia, aunque advirtió de que no puede afirmar la versión de la prensa de que se trata de un alto comandante del grupo guerrillero, informaron los medios locales recogidos por Europa Press.

Fuentes policiales ecuatorianas citadas por la prensa local revelaron antes que el comandante del ELN Willington Claro Arévalo, alias Antonio, fue detenido hace un mes en la ciudad de Quito. El guerrillero pretendía salir con destino a Perú vía terrestre con identificaciones falsas en su poder, explicó a periodistas el comandante de la policía ecuatoriana, Jaime Hurtado Vaca.

Por su parte, el ministro del Interior, Fernando Bustamante, aclaró que no podía confirmar la información publicada por el diario local 'El Comercio', que en su edición de lunes citó a fuentes judiciales anónimas diciendo que el detenido sería un alto comandante del ELN, la segunda mayor guerrilla de Colombia, conocido por su alias "Antonio".

"No, eso no está confirmado; el nombre que tenemos es Willington Claro Arévalo", explicó Bustamante. "Nosotros estamos cumpliendo con una orden internacional de captura", agregó el funcionario, quien confirmó la petición de captura de la Interpol por presuntas actividades guerrilleras.

Según el expediente judicial al que tuvo acceso Reuters, Claro tenía documentos de identidad colombianos y ecuatorianos con cuatro nombres diferentes. El detenido se encuentra en una cárcel en Quito. 'El Comercio' explicó que, tras su detención, autoridades ecuatorianas realizaron un allanamiento en las viviendas de Claro Arévalo, donde encontraron una computadora y videos de entrenamiento "subversivo", así como teléfonos móviles y equipos de comunicación.

Una fuente judicial dijo a Reuters que la orden de prisión es preventiva durante las investigaciones. El caso está actualmente en manos de la Fiscalía General de Ecuador.