7 de marzo de 2007

Colombia/EEUU.- Bush destaca el "firme liderazgo" de Uribe y dice que le pone en "buena posición" para ratificar el TLC

WASHINGTON, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, reafirmó su respaldo a su homólogo colombiano, Álvaro Uribe, destacando su "firme liderazgo" en su país a pesar del escándalo de la 'parapolítica', y aseguró que ese liderazgo "le pone en una buena posición" frente al Congreso norteamericano, que aún tiene pendiente la ratificación del Tratado de Libre Comercio (TLC) firmado por los dos gobiernos.

Según subrayó Bush, "el presidente Uribe ha dejado muy claro que promueve y espera que haya una investigación completa de todas las denuncias y, como resultado del fortalecimiento del sistema judicial, él ha enviado un mensaje en el sentido de que si hay denuncias que ameriten más investigación y los hechos llevan a acusaciones, él las apoyará".

Así lo manifestó durante una entrevista que concedió ayer a cinco corresponsales extranjeros de los países latinoamericanos que visitará esta semana, en la que opinó que el mandatario colombiano "ha hecho un trabajo fabuloso" en su país, pues "ha sido muy firme y muy decidido y los resultados son impresionantes".

Respecto al Plan Colombia --ayuda que Estados Unidos destina para la lucha antidrogas y contra la guerrilla--, Bush admitió que el presupuesto para este año "es un poco menor" al de 2006, pero lo justificó afirmando que la economía colombiana "está mejorando" y que por eso el país sudamericano "puede asumir una mayor parte de la carga, en cuanto a recursos".

FUTURO DEL TLC

Bush aclaró a los periodistas de México, Guatemala, Colombia, Brasil y Uruguay que el compromiso de Washington "es significativo" y que va a "trabajar muy duro con el Congreso para que ese compromiso" sea aprobado. "Espero decirle al presidente Uribe que puede contar con Estados Unidos para defender ese presupuesto. Los TLC con Colombia y Perú serán votados pronto y como en todos los TLC vamos a luchar para aprobarlos", declaró.

Sin embargo, remarcó que los votos del Congreso "son difíciles" y que no se puede dar "por hecho el acceso al mercado de Estados Unidos", aunque hizo un llamamiento a la mayoría demócrata que ahora controla el Legislativo norteamericano "para que entiendan las consecuencias de esa votación, y a los republicanos".

"Los miembros del Congreso deben comprender las consecuencias de no apoyar un tratado de libre comercio que negociamos de buena fe. Esta no será mi primera batalla comercial, ni tampoco será la última, espero. Pero será una batalla y espero trabajar con el Gobierno para que se apruebe en el Congreso", concluyó.