8 de mayo de 2013

Colombia.- El Ejército Antirrestitución de Tierras amenaza a ocho periodistas en la ciudad de Valledupar

BOGOTÁ, 8 May. (EUROPA PRESS) -

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) ha denunciado que el Ejército Antirrestitución de Tierras ha distribuido un panfleto en la ciudad de Valledupar, ubicada en el departamento de César, en el norte de Colombia, en el que declara "objetivo militar" a ocho periodistas.

"Se informa a todos los vallenatos de que a partir de este momento los siguientes periodistas (sapos), son declarados objetivo militar y de que tienen 24 horas para salir de la ciudad", reza el panfleto, firmado el 5 de mayo.

Los periodistas amenazados son Herlency Gutiérrez, de RCN Radio; Jaime José Daza, de Maravilla Stereo; Óscar Arzuaga, de Radio Guatapuri; Damaris Rojas, de 'Al Día Valledupar'; Renier Asprilla, de 'El Heraldo'; Katia Ospino, de Noticias UNO; Ubaldo Anaya Flórez, de Noticiero RPT; y Martín Mendoza, de Caracol Televisión y 'El Pilón'.

"Todos los periodistas señalados en el panfleto cubren temas de orden público y judicial y en los dos últimos meses han publicado noticias relacionadas con restitución de tierras y víctimas", ha explicado la FLIP.

La FLIP también ha denunciado que, hace 15 días, el Ejército Antirrestitución de Tierras amenazó a los líderes de este movimiento que aboga por la devolución de la tierra a quienes las perdieron a causa del conflicto armado.

"Estas amenazas suceden después de que la Unidad de Reparación a Víctimas celebrara un evento encabezado por el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en el corregimiento de Santa Paula, en el departamento de Córdoba", ha dicho.

En este contexto, la FLIP, Fecolper y Andiarios se han reunido con miembros del Ministerio de Interior, la Procuraduría General de la República (PGR), la Defensoría del Pueblo, la Policía Nacional y la Unidad Nacional de Protección (UNP) "para analizar la situación" y solicitar que "se dé trámite de emergencia a esta amenaza".

Además, "los periodistas afectados se han reunido con el comandante de Policía de César, el coronel Juan Pablo Guerrero, que se ha comprometido a brindar acompañamiento policial y a realizar los estudios de riesgo correspondientes".

"La FLIP se solidariza con todos los periodistas amenazados, resalta la inmediata reacción de las autoridades, y le pide a la UNP brindar todas las medidas de protección necesarias y a la Fiscalía General Nación que judicialice a los responsables", ha dicho.

La FLIP ha recordado que "César ha sido históricamente uno de los departamentos más peligrosos para el ejercicio del periodismo en Colombia".