25 de noviembre de 2014

Ejército explica que dará "el espacio necesario" a las FARC para que liberen a Alzate

BOGOTÁ, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El Ejército colombiano ha asegurado este martes que dará "el espacio necesario" a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para que liberen al general Rubén Darío Alzate y a sus dos compañeros, a pesar de la presencia militar en el departamento de Chocó.

   "A partir de la decisión de hacer esta liberación a través del canal humanitario, nosotros estamos cumpliendo la orden impartida por el presidente de no afectar a la seguridad de los secuestrados", ha dicho el Comandante de la Séptima División del Ejército, el general Leonardo Pinto.

   Así, ha explicado que los uniformados están presentes en Chocó "para garantizar la seguridad de los ciudadanos ante la amenaza de un paro armado anunciado por los bandidos del Ejército de Liberación Nacional (ELN)", según informa el diario colombiano 'El Espectador'.

   Pinto ha aclarado que el operativo de liberación se está coordinando de forma conjunta entre el presidente, Juan Manuel Santos, el Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) y los países garantes del diálogo de paz, Cuba y Noruega. "Nosotros simplemente estamos haciendo operaciones de control militar", ha subrayado.

DOS PRIMERAS LIBERACIONES

   Las FARC han entregado este martes "en las llanuras de Arauca" al CICR a los soldados Paulo César Rivera y Jonathan Andrés Díaz, que fueron secuestrados el pasado 9 de noviembre en este departamento colombiano.

   La guerrilla ha dado por "cumplido" su compromiso en la primera fase del acuerdo con el Gobierno de Santos y ha adelantado que ahora centrará sus "esfuerzos" en la "liberación" de Alzate y de sus dos acompañantes: el cabo primero Jorge Rodríguez y la funcionaria civil Gloria Urrego.

   "Esperamos que los operativos dirigidos por el ministerio de Defensa y el sitio militar contra la población civil se suspendan de inmediato, para que la liberación de las personas mencionadas trascurra sin sobresaltos y sin riesgos para ninguna de las partes", han advertido las FARC.

   El secuestro de Alzate, hombre de confianza del presidente en las Fuerzas Armadas, llevó a Santos a anunciar el lunes la suspensión del diálogo de paz, al considerar que las FARC habían violado la firme promesa que hicieron en 2012 de renunciar al secuestro con fines extorsivos.

   Después de varios días de confusión, las FARC reivindicaron ambos secuestros, subrayando que los cinco rehenes eran "prisioneros de guerra", y anunciaron su intención de liberarles, para lo que finalmente llegaron a un acuerdo el jueves con el Gobierno.