16 de noviembre de 2015

El ELN libera a los dos soldados secuestrados en la emboscada en Boyacá

El ELN libera a los dos soldados secuestrados en la emboscada en Boyacá
TWITTER

BOGOTÁ, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

  El Ejército de Liberación Nacional (ELN) ha liberado este lunes a los dos soldados secuestrados el pasado 26 de octubre durante la emboscada tendida a una patrulla militar en una zona rural del departamento de Boyacá, según ha anunciado el Comité Internacional de Cruz Roja (CICR).

   El CICR ha informado de que los soldados Andrés Felipe Pérez y Antonio Rodríguez han sido liberados en una zona rural del departamento de Arauca y entregados a una comisión formada por representantes de la ONG, la Iglesia Católica y la Defensoría del Pueblo.

   La organización humanitaria ha constatado que los uniformados estaban en "buen estado de salud", por lo que han sido trasladadas a dependencias militares para que el Ejército se haga cargo de ellos.

   "Lo más importante ahora es que puedan reunirse lo antes posible con sus familiares y seres queridos", ha dicho el jefe del CICR en Colombia, Christoph Harnisch.

   Además, el CIRC ha reiterado que, "mientras persistan las consecuencias humanitarias del conflicto armado y la violencia en Colombia, se mantiene dispuesto a facilitar esta u otro tipo de operaciones humanitarias que alivien el sufrimiento de las víctimas".

   "Asimismo, recordamos a las partes en conflicto la importancia de respetar el Derecho Humanitario para el bien de la población civil, que no debe verse afectada por las hostilidades", ha añadido en un comunicado.

HACIA UN DIÁLOGO DE PAZ

   La guerrilla ya adelantó apenas dos días después de la captura que los dos uniformados serían liberados "previa coordinación de seguridad con el Gobierno" y que hasta entonces recibirían "un trato humanitario".

   El ELN insistió entonces en que este ataque "no contradice las intenciones de paz" manifestadas por la guerrilla y aseguró que se produjo en una zona alejada de la población civil y en respuesta a la "presión" militar sobre la insurgencia.

   Además, el grupo armado aprovechó para reiterar al presidente, Juan Manuel Santos, la "necesidad de un cese bilateral" para avanzar en los "contactos exploratorios" dirigidos a iniciar un diálogo de paz "y así evitar la pérdida de más vidas".