21 de junio de 2006

Colombia.- El ELN niega que haya asumido compromisos de desmovilización o desarme con el Gobierno

ELN aceptó hablar con Uribe para aprovechar la coyuntura electoral difundiendo su ideario y para "tender puentes" a posibles aliados

BOGOTA, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Ejército de Liberación Nacional (ELN) asegura que no ha asumido aún "ningún tipo de compromiso" en los diálogos que mantiene con el Gobierno de Alvaro Uribe y manifiesta que, como sucedió en contactos anteriores, "no ha entregado sus banderas ni renunciado a nada".

"La desmovilización y el desarme no están en los planes del ELN", notificó la guerrilla en un mensaje divulgado el martes por su sitio en Internet al precisar el alcance de su decisión de entrar en una "reunión formal exploratoria" con el Ejecutivo de Uribe.

El diálogo conjunto fue formalizado el pasado mes diciembre en La Habana (Cuba) y ya lleva adelantadas tres fases, la última de ellas celebrada a finales del pasado abril, cuando las partes comenzaron a elaborar un proyecto de agenda para un eventual proceso de paz.

En respuesta a unas recientes críticas del principal portavoz de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), 'Raúl Reyes', el ELN rechazó que se le ponga "en el campo de los que apoyan y 'le dan la mano' al régimen ultraderechista de Uribe por estar dialogando, prejuzgando que vamos para la desmovilización y el desarme de la fuerza".

La guerrilla subrayó que aceptó dialogar con el Gobierno de un presidente que aspiraba y obtuvo la reelección por considerar que la coyuntura electoral podía aprovecharse para "hacer conocer la propuesta de paz y de nación del ELN, ganar amigos y tender puentes hacia posibles aliados en el propósito de la solución política al conflicto y la construcción de un nuevo país".

"Dejaremos las armas cuando las causas que nos llevaron a tomarlas desaparezcan, es decir, cuando la construcción de una Colombia en paz, con justicia social y soberana sea real", puntualizó el ELN. El actual diálogo es el cuarto de búsqueda de la paz que esta guerrilla, con unos 5.000 combatientes, asume en su historia de más de 40 años.