30 de marzo de 2007

Colombia.- Un ex diputado dice ante el fiscal que nadie fue obligado a firmar el acuerdo secreto con los 'paras' en 2001

BOGOTÁ, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ex congresista y ex director del Instituto Nacional de Concesiones (Inco) de Colombia Luis Carlos Ordosgoitia declaró ante el fiscal que nadie fue obligado o amenazado para firmar el acuerdo secreto con los paramilitares en la localidad de Santa Fe de Ralito (departamento de Córdoba) en julio de 2001 y que planteaba "refundar la patria".

Según indicó ante los fiscales del caso, fue invitado a Ralito sin amenazas y el documento resultante de la reunión con jefes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) fue leído ante todos los asistentes por el comandante desmovilizado Salvatore Mancuso.

El ex director del Inco, organismo que controla los megacontratos del Estado colombiano, se extrañó de que algunas de las personas que estuvieron en el campamento de los 'paras' en 2001 insistan todavía en que no conocieron la declaración y en que firmaron apenas una hoja en blanco.

"El documento no se firmó en la misma hoja, pero Mancuso lo leyó una sola vez y después pasaron hojas en blanco para que la gente firmara", aseguró en declaraciones al diario local 'El Tiempo'.

En el Pacto de Ralito aparecen 32 firmas: cuatro de jefes paramilitares y otras 28 de políticos y funcionarios. Una de ellas, la del hoy senador Reginaldo Montes, está repetida.

Ahora, meses después de que el senador Miguel De la Espriella revelara la existencia de este encuentro, Ordosgoitia no descarta convertirse en el segundo ex alto funcionario del Gobierno de Álvaro Uribe que conoce una celda por cuenta de la 'parapolítica' (el primero fue el ex director del servicio secreto Jorge Noguera). Cinco congresistas declararon ayer ante la Corte Suprema y 20 personas más responden ante la Fiscalía.

"Yo le he puesto la cara al país y he dicho la verdad. Y si tengo que asumir responsabilidades y si esa verdad conlleva que tenga que llegar a estrados o a consecuencias nefastas para mí, la asumo con carácter. Cada uno que cargue con su responsabilidad, que yo con la mía tengo y me pesa", aseguró Ordosgoitia.

PAPEL DEL GOBIERNO DE PASTRANA

En las declaraciones que han recogido la Fiscalía y la Corte Suprema sobre la cita de Ralito se ha mencionado el papel que el ex congresista jugó en algún momento en la administración del ex presidente Andrés Pastrana para buscar acercamientos con los 'paras'.

Uno de los firmantes, incluso, dijo que algunos asistieron pensando que la presencia de Ordosgoitia era una especie de garantía de que el Gobierno de la época aprobaba el encuentro con los jefes de las autodefensas.

Pero la versión del ex funcionario le deja poco espacio a esa estrategia. "Que digan la verdad y que tengan el valor suficiente; así como son parlamentarios y tuvieron el valor de asistir, que digan cómo fue que llegaron hasta allá".

Además, recordó que el propio Salvatore Mancuso dijo a una comisión de la Corte Suprema en la cárcel de máxima seguridad de Itagüí --donde están recluidos los ex jefes paramilitares que se desmovilizaron bajo el proceso de paz iniciado en 2003-- que el encuentro no fue forzado y que "eso hay que tenerlo en cuenta".

QUE ASUMAN SU RESPONSABILIDAD

Su mensaje para los otros políticos investigados fue contundente: "Que cada quien asuma su responsabilidad y que no se quieran amparar en Luis Carlos Ordosgoitia. Eso es injusto o infame. Se quieren aprovechar de la interlocución que yo tenía con el presidente Pastrana. Que digan la verdad, que no se acobarden ahora".

Los contactos autorizados por Pastrana para que Luis Carlos Ordosgoitia buscara un acercamiento de paz con los grupos de autodefensa terminaron en enero de 2001, es decir, medio año antes del encuentro de Ralito.

Por eso, para el ex Alto Comisionado de Paz Camilo Gómez no tiene sentido que algunos de los que firmaron el pacto sostengan que fue una cita para hablar de paz. "Ni Luis Carlos ni nadie estaba autorizado para hablar con personas que para esa época estaban buscados por terrorismo, por sus matanzas. No supimos del encuentro. Si nos hubiéramos enterado lo habríamos impedido", aseguró.