13 de septiembre de 2016

Las FARC cambian las armas por herramientas para construir el recinto de su última Conferencia Guerrillera

Las FARC cambian las armas por herramientas para construir el recinto de su última Conferencia Guerrillera
REUTERS

LLANOS DEL YARÍ (COLOMBIA), 13 Sep. (Reuters/EP) -

Cientos de combatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) trabajan a contrarreloj para construir el recinto en el que entre el 17 y el 23 de septiembre se celebrará en los Llanos del Yarí la última Conferencia Guerrillera, en la que se espera que las FARC ratifiquen el acuerdo de paz.

Los principales mandos de las FARC se reunirán en los Llanos del Yarí para aprobar el acuerdo suscrito el pasado 24 de agosto por las delegaciones de paz de la guerrilla y el Gobierno, y discutir, por primera vez en su historia, su rol en una Colombia sin conflicto.

"En las otras conferencias se hablaba de planes en proyección hacia la guerra y en esta se están articulando iniciativas hacia la paz", ha dicho a Reuters 'Pastor Alape'. El objetivo es "tomar las decisiones necesarias para nosotros también poder avanzar en la perspectiva de que participemos en la actividad política", ha añadido 'Mauricio Jaramillo'.

De acuerdo con una agenda preliminar a la que ha tenido acceso la agencia de noticias británica, los guerrilleros discutirán temas como la preservación de los recursos naturales y el medio ambiente, la mujer en la guerrilla y prisión política.

Esta Conferencia Guerrillera será también la primera que cuente con una difusión pública, lo que ha supuesto un auténtico desafío para las FARC. Está previsto que un millar de personas, entre combatientes, invitados y periodistas, se concentren estos días en los LLanos de Yarí.

Esta dimensión pública ha obligado a las FARC a preparar esta conferencia Guerrillera como un verdadero evento, transformando un campamento guerrillero en una especie de centro de convenciones en mitad de la selva colombiana.

Guerrilleros con camisas cubriendo sus cabezas han dejado las armas y han cogido palas, machetes, martillos, motosierras y otras herramientas para construir salones de madera y ladrillo. "Se está trabajando las 24 horas en tres turnos para poder estar listos", ha contado 'Carlos Antonio Lozada'.

El complejo, que incluye alojamientos, duchas, baños, un auditorio, un comedor, oficinas, una gasolinera e incluso una antena de comunicaciones, está en una llanura cubierta de vegetación y árboles, a unas cinco horas de viaje por caminos de barro desde San Vicente del Caguán, el pueblo más cercano.

Uno de los mayores problemas es el acceso a la zona. Las dos carreteras que llevan a los Llanos de Yarí están llenas de lodo y las fuertes lluvias amenazan con hacerlas intransitables. "La primera cosa que necesitamos aquí es una vía de dos carriles", ha pedido, en medio de risas 'Dairon', comandante del Frente de Yarí.