23 de diciembre de 2014

Las FARC niegan el secuestro de una mujer pero admiten haber asesinado a su padre

BOGOTÁ, 23 Dic. (EUROPA PRESS) -

  El 'número dos' de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), 'Iván Márquez', ha negado que la guerrilla haya secuestrado a Paula Ortegón, desaparecida el pasado 26 de octubre en El Vergel, pero ha admitido que asesinó a su padre, José Marino Ortegón, en 1997.

   'Iván Márquez' ha hecho estas revelaciones en una carta enviada a la periodista Soledad Hernández, que en su columna del pasado 14 de diciembre en el diario colombiano 'El Tiempo' instó a la guerrilla a indicar el paradero de Paula Ortegón.

   "Usted evoca como antecedentes lo ocurrido en julio de 1997 al padre de Paula y acepto que los lamentables hechos que usted refiere sobre el caso del señor Ortegón son parcialmente ciertos", ha afirmado.

   El jefe negociador de las FARC ha explicado que "se trató de un desafortunado error cuya responsabilidad recae en mandos y unidades de la Compañía Alonso Cortés de las FARC, quienes a finales de la década de 1990 retuvieron al señor Ortegón en Tenerife, (Valle del Cauca)".

   "Este lamentable episodio derivó en la muerte del mencionado ciudadano, un hombre de bien, apreciado por la comunidad y amigo de la convivencia y el progreso de la región", ha reconocido el líder guerrillero.

   'Iván Márquez' ha asegurado que se enteró de este suceso en 1999, cuando llegó a la zona procedente de otras regiones para "asumir la comandancia de la Columna Alirio Torres del Bloque Móvil Arturo Ruiz de las FARC".

   "Tan pronto tuve conocimiento de lo ocurrido, tomamos cartas en el asunto para determinar, a la luz de nuestras normas, si se había cometido una violación de las mismas, a cuyo efecto abrimos la correspondiente investigación interna", ha explicado.

   El 'número dos' ha destacado que "para esa época las FARC habían tomado la decisión de no realizar retenciones de personas que habitaran en las áreas de operación del Bloque Móvil, como lo pueden testimoniar los habitantes de la región".

   "Luego de dicha investigación y conforme a lo establecido en la juridicidad guerrillera, tras haber esclarecido los hechos, adoptamos sanciones disciplinarias contra el comandante de esa unidad, 'Harvey', y su reemplazante, 'Jairo'", ha informado.

   El líder guerrillero ha indicado que "de este hecho puede dar testimonio la familia Ortegón, pues personalmente fue con ellos para aclarar el caso, entregándoles la ubicación de los restos de su padre y manifestando el pesar de las FARC por lo ocurrido".