7 de septiembre de 2012

Colombia.- Las FARC podrán beneficiarse del plan de reinserción si hay un acuerdo de paz, según el Gobierno

BOGOTÁ, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los alrededor de 9.000 guerrilleros que integran las filas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) podrán beneficiarse del programa de reinserción en marcha en el país, con el que se han desmovilizado ya más de 56.000 personas, según ha indicado este viernes el director general de la Agencia Nacional para la Reintegración, Alejandro Eder.

"Afortunadamente, en nuestro país ya tenemos 10 años de experiencia acumulada en procesos de reintegración. Nuestra experiencia es mucho más positiva de lo que muchos colombianos imaginan", ha afirmado Eder, en referencia al programa, según informa Radio Caracol.

De acuerdo con las cifras oficiales, hasta 2012 más de 56.000 personas dejaron las armas en Colombia, lo que significa que al día se desmovilizan entre cuatro y cinco guerrilleros de las FARC y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), el otro gran grupo insurgente.

En el último año, 14.400 desmovilizados consiguieron un trabajo en la economía formar, de los cuales el 90 por ciento fueron apoyados por el Gobierno para conseguir trabajo y el 10 por ciento restante lo hicieron de manera individual.

"El problema de ese 10 por ciento es que cuando los empresarios que los contratan se dan cuenta que son reinsertados, pierden el empleo, por eso nosotros recomendamos completar el ciclo con nuestro apoyo", ha subrayado Eder.

Por otra parte, ha indicado que el dato del porcentaje de desmovilizados que recae en la delincuencia es positivo, pues sólo representa el 15 o 16 por ciento del total de 56.000 que dejaron las armas. De los grupos al margen de la ley, los que más reinciden son los de Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), un 18 por ciento, mientras que en las FARC y ELN no supera el 8 por ciento.

El actual proceso de reinserción contempla atención psicosocial, formación académica y formación laboral para los guerrilleros o paramilitares que decidan deponer las armas y volver a la vida civil. El proceso dura seis años y medio por persona, en donde se traza un programa de reinserción individual. Además reciben un apoyo económico.