22 de marzo de 2007

Colombia.- Fernando Araújo hablará con el ministro de Exteriores de Venezuela para solucionar incidente diplomático

WASHINGTON, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores de Colombia, Fernando Araújo, dijo hoy que se comunicará con su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, para aclarar el incidente diplomático que surgió raíz de sus declaraciones sobre la supuesta admiración que siente la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Araújo explicó que su intención es "bajar la temperatura" en la relaciones bilaterales y poder retomar el clima de estabilidad con el que se mantenía la diplomacia entre Colombia y Venezuela. Indicó que le manifestará a Maduro sus "deseos de tener las mejores relaciones" con el objetivo de elaborar una agenda "muy positiva para todos", informó la prensa local.

El Gobierno de Venezuela manifestó ayer su disgusto por las declaraciones de Araújo quien relató que cuando estuvo secuestrado por las FARC pudo observar que para esta guerrilla Chávez es un referente ideológico muy importante.

El ministerio de Exteriores venezolano expresó en un comunicado que consideraba "inconveniente" que Araújo "declare de manera ligera desde Washington sobre temas relacionados con el presidente Hugo Chávez dando espacios a la utilización de esas declaraciones en contra de nuestro país".

Por su parte, Araújo respondió confesando que el presidente colombiano, Álvaro Uribe, le "tiró de las orejas" por sus comentarios y reconoció que se había equivocado al hablar sobre este tema. "Quise decir que los jóvenes guerrilleros sienten admiración hacia Chávez, como otros sienten admiración hacia Shakira o hacia Juanes (cantantes colombianos)", aclaró.

Ante esta situación, Uribe emitió hoy un comunicado en el que pidió a las autoridades que tengan "máxima prudencia" cuando se refieran en sus declaraciones a países vecinos para evitar controversias como la sucedida esta semana con Venezuela. También reiteró que "la fraternidad y el respeto que debe regir la relación con países hermanos requiere de la máxima prudencia de todos los funcionarios del Gobierno".