2 de diciembre de 2007

Colombia.- La Fiscalía dice que es "totalmente falso" que se hayan manipulado las pruebas de supervivencia

BOGOTA, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

El director encargado del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de Colombia, Carlos Alberto Arzayus, calificó como "totalmente falsas" las versiones según las cuales las pruebas de supervivencia de los secuestrados sufrieron algún tipo de manipulación.

Así, precisó que es imposible que esas pruebas de supervivencia hayan sido alteradas, dado que desde que fueron decomisadas a los tres presuntos miembros de las FARC estuvieron bajo el control de la Policía Judicial.

"La Policía Judicial mantuvo un control permanente, se fijó de manera videográfica y documental desde el mismo momento de la incautación y en ningún momento se separó de la evidencia física, no fue objeto de ningún tipo de manipulación", indicó el fiscal Arzayus.

El pasado 29 de noviembre investigadores del CTI, con el apoyo de efectivos del Ejército, capturaron en el suroeste de Bogotá a tres personas que tenían en su poder las pruebas de supervivencia de un grupo de personas que permanecen secuestradas por las FARC.

El operativo se inició tras una llamada recibida por el Gaula, en la cual se alertaba que estas personas portarían explosivos. Además, entregaban la descripción exacta de cada uno de ellos y el lugar y hora donde se reunirían.

Ante ese hecho, el CTI coordinó con el Gaula del Ejército el desplazamiento al lugar indicado, donde efectivamente encontraron a las tres personas, las cuales fueron detenidas inmediatamente, según informa la prensa local.

"Se le encuentra un paquete a una de las damas, se hacen los esperticios para descartar de que se tratara de explosivos y nos encontramos con que se trata de las pruebas de supervivencia", relató el fiscal a los medios.

Por último, aseguró que aun no se ha podido establecer con certeza a quién iban a ser entregadas esas pruebas de supervivencia, y ratificó que los capturados están acusados de pertenecer al Frente Primero de las FARC.