10 de marzo de 2011

Colombia.- La Fiscalía investiga a trabajadores y militares por colaborar con las FARC en el secuestro en Vichada

BOGOTÁ, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía colombiana investiga a los trabajadores de la empresa South American Estoration (SAE), subcontratada por la petrolera canadiense Talismán, y a los soldados encargados de su seguridad, al sospechar que podrían haber facilitado información a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para secuestrar a 23 empleados de la compañía.

El comandante del Ejército, Alejandro Navas, ha explicado que existen algunos indicios de que el Frente 16 de las FARC, supuesto responsable del secuestro, contaba con informadores en el campamento de la petrolera en Cumaribo, en el departamento de Vichada (este), ya que el delito se perpetró en apenas cinco minutos.

En lo que se refiere a los militares, hay dos hechos que llaman especialmente la atención: que cuando se produjo el secuestro los uniformados estaban a unos dos kilómetros de las instalaciones atendiendo una alerta y que los equipos de comunicación de emergencias estaban desconectados.

No obstante, el general ha matizado que la obligación de los soldados era asegurar el área de trabajo, no hacer un seguimiento exhaustivo de sus trabajadores, por lo que en el caso de ser encontrados culpables afrontarían un delito común, no uno de tipo militar como falta en el servicio, informa Caracol Radio.

RECOMPENSA

Por su parte, el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, ha ofrecido una recompensa de hasta 250 millones de pesos (unos 95.000 euros) por cualquier información que conduzca a la captura del jefe del Frente 16 de las FARC, José Alirio Prada, alias 'Guillermo Gochornea'.

Este guerrillero, considerado el principal responsable del secuestro de los trabajadores de la petrolera, asumió el mando de este bloque tras la muerte de Tomás Medina Caracas, 'El Negro Acacio', en un bombardeo.

Las autoridades estiman que este frente está integrado por unos 60 rebeldes, lo que evidencia su debilidad, ya que en sus mejores momentos llegó a contar con unos 500. En las últimas dos semanas se han desmovilizado seis guerrilleros y otros tres han sido detenidos.