22 de octubre de 2006

Colombia.- Las fuerzas de seguridad hacen acto de aparición en la zona donde tendría lugar un intercambio de prisioneros

BOGOTÁ, 22 Oct. (EP/AP) -

Las fuerzas de seguridad incrementaron su presencia en un territorio que la guerrilla demandó desmilitarizar para negociar ahí un eventual canje de secuestrados por rebeldes presos, en cumplimento de la nueva orden presidencial de capturar a los insurgentes en esa área del suroeste del país.

El capitán Guillermo Solórzano, responsable de la policía en Florida y Pradera, los dos municipios mencionados por la guerrilla izquierdista para realizar los diálogos, señaló que 150 policías se han desplazado al lugar para fortalecer la presencia de las autoridades y "calmar la situación".

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) emplazaron al Gobierno a desmilitarizar esos dos municipios para negociar el canje, pero el presidente Alvaro Uribe descartó esa posibilidad en respuesta a un carro bomba que dejó el jueves 23 heridos en una universidad militar y que según el gobierno fue plantado la guerrilla.

"¡Soldados de mi Patria, policías, altos comandantes!: vamos a capturar los milicianos que las FARC han infiltrado en los cascos urbanos de Pradera y de Florida, y a sacar totalmente del territorio rural de estos municipios los vestigios de presencia de las FARC", dijo Uribe el viernes en un discurso.

La organización insurgente no se ha adjudicado el atentado ni ha emitido comentarios al respecto.

Según Solórzano, la presencia de guerrilleros de las FARC aumentó en los últimos meses en algunas zonas rurales de esos municipios, a unos 350 kilómetros al suroeste de Bogotá, cuando se barajó la posibilidad de que el gobierno permitiría desmilitarizar ese territorio para negociar un canje.

El capitán señaló que ahora el ejército y la policía están ampliando su presencia en los cascos urbanos y en las zonas rurales.

Semey Lucumi, párroco en el municipio de Florida, dijo a la AP que la población "está desconcertada por la decisión del presidente" de romper los acercamientos con la guerrilla. "Se está dilatando cualquier posibilidad para negociar un canje", señaló.

Lucumi también aseguró que en los últimos dos días se ha visto una mayor presencia del Ejército en las zonas rurales.

En el discurso pronunciado el día después del atentado, Uribe aseguró que la única vía para rescatar a los secuestrados era por medio de una operación militar, alternativa rechazada por los familiares de los plagiados por los riesgos que implica.

Las FARC se autodenominan como la guerrilla más antigua del mundo y tienen en cautiverio a centenares de personas, entre ellos personalidades políticas, policías, militares y tres contratistas estadounidenses.