9 de agosto de 2012

Colombia.- El Gobierno y los indígenas acuerdan reanudar el diálogo para poner fin a la crisis en Cauca

BOGOTÁ, 9 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los representantes del Gobierno de Juan Manuel Santos y del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) han acordado reanudar los diálogos para poner fin a la crisis desatada en el departamento colombiano de Cauca (suroeste) después de que los campesinos desalojaran a la fuerza a militares y guerrilleros.

La reanudación de las conversaciones suspendidas el pasado 27 de julio fue el único acuerdo al que llegaron el ministro del Interior colombiano, Federico Renjifo, y el representante del CRIC, Jesús Chávez, en la reunión de trabajo que sostuvieron el miércoles en la localidad de Popayán.

Todavía no se ha diseñado una agenda de los temas que se abordarán en el eventual diálogo con el Gobierno, ni tampoco se han establecido fechas. El portavoz de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN), Feliciano Valencia, ha explicado que antes de definir cualquier asunto las autoridades deberán aclarar las acusaciones que han presentado contra algunos de sus líderes.

Los indígenas ha anunciado que realizarán manifestaciones que comenzarán mañana hasta el próximo martes, pero han dejado claro que son de carácter pacífico. El gobierno por su parte se ha comprometido a respetarles su derecho a protestar siempre que no se presenten hechos de violencia ni ataques contra las fuerzas de seguridad.

Las diferentes asociaciones que participarán en esta manifestación esperan que el próximo martes, 14 de agosto, Santos se reúna con ellos en Popayán. Renjifo ha dicho que trasladará la invitación al mandatario sin hacer ningún compromiso.

Indígenas de Cauca expulsaron a militares y guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de una zona rural del municipio de Toribío, por considerarles responsables de la violencia que mantiene atemorizados a los campesinos de esa región.

Desde que asumió el poder hace dos años, Santos ha ordenado el despliegue de miles de soldados en las zonas más conflictivas de Colombia, como Cauca, para intentar reducir a las FARC, el grupo armado más poderoso de América Latina.