24 de noviembre de 2013

Uno de los guerrilleros muertos en Arauca es 'Poni', jefe del ELN en la zona

BOGOTÁ, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Uno de los 12 guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) que han muerto en el operativo militar llevado a cabo este domingo en el departamento de Arauca, en el este de Colombia, es 'Poni', jefe del grupo armado en la zona.

Según Caracol Radio, el Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía General (CTI) ya ha identificado a los 12 fallecidos y ha determinado que uno de ellos es 'Poni', que comanda el Frente Domingo Laín Saénz del ELN.

'Poni', de 31 años de edad y con una década en la guerrilla, es investigado por los atentados llevados a cabo en Arauca como comandante del Frente Domingo Laín Saénz y, anteriormente, del Frente Ernesto Che Guevara.

RCN Radio, por su parte, apunta que otro de los insurgentes abatidos sería otro de los líderes del Frente Domingo Laín Sáenz, Gustavo Aníbal Giraldo Quinchía, 'Pablito', prófugo desde 2010, cuando burló a las fuerzas de seguridad de camino a una audiencia judicial.

El operativo militar ha comenzado de madrugada (hora local), cuando unidades de la Fuerza de Tarea Quirón han lanzado una ofensiva contra el Frente Domingo Laín Sáenz del ELN en la vereda de Cusay, ubicada en el municipio de Fortul.

Al parecer, en el marco de los combates dos guerrilleros han resultado heridos y han sido capturados. Ya han sido trasladados al Hospital de San Antonio, en el vecino municipio de Tame, para recibir atención médica.

"Golpe al ELN: 12 de sus miembros han sido dados de baja en Arauca. Felicitaciones a las Fuerzas Armadas. La ofensiva se mantiene hasta obtener la paz", ha escrito el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en su cuenta oficial de la red social Twitter.

El ELN y el Gobierno de Santos mantienen contactos informales desde hace meses para iniciar un eventual diálogo de paz a semejanza del que se está llevando a cabo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Al igual que con las FARC, el Gobierno ya ha aclarado que estos contactos no se traducirán en un alto el fuego, ya que cree que ello podría servir para fortalecer a las guerrillas en caso de que el diálogo fracase.