30 de julio de 2014

HRW denuncia el efecto e impunidad de los abusos de las FARC

Acusa a la guerrilla de asesinatos, desapariciones, torturas y secuestros, entre otros delitos

HRW denuncia el efecto e impunidad de los abusos de las FARC
GETTY

   MADRID, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Human Right Watch (HRW) ha denunciado este miércoles el efecto "devastador" que tienen sobre las comunidades afrocolombianas de Tumaco los "abusos" que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ejercen "con impunidad".

   "Los abusos de las FARC están teniendo un efecto devastador para las comunidades afrocolombianas en Tumaco", ha declarado el Director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, en un comunicado emitido este miércoles en el que la organización enumera los abusos causados por la guerrilla entre 2013 y 2014 en la zona.

   HRW ha asegurado que existen "evidencias serias" de que las FARC serían responsables de asesinatos, desapariciones, torturas, secuestros, instalación de minas antipersona, extorsión, desplazamientos forzados, amenazas de muerte a líderes comunitarios y reclutamiento forzado, así como actos de violencia sexual.

   Además, los grupos sucesores y miembros de la fuerza pública han cometido "atrocidades generalizadas" y "algunas violaciones de Derechos Humanos" respectivamente, según ha informado la organización, añadiendo que existen pruebas "convincentes" de ello.

   "Las FARC ejercen un férreo control sobre la vida de numerosos residentes de Tumaco, que son obligados a guardar silencio mientras la guerrilla instala minas en sus campos, los expulsa de sus hogares y mata a sus vecinos y seres queridos con impunidad", ha asegurado HRW.

   Por otro lado, la organización ha pedido que la guerrilla "desista inmediatamente" de los abusos cometidos en el municipio de Tumaco, así como en el resto del país. "Deberían renunciar al uso de minas antipersona y difundir información que indique dónde están sembradas para que puedan ser removidas y destruidas, además de cesar de interferir en la seguridad de escuelas y la educación de los niños, y dar a conocer el paradero y/o devolver los restos de víctimas de desaparición".

   El informe presentado por la organización se ha configurado a partir de entrevistas con más de 90 personas, entre las cuales figuran las víctimas de los abusos, sus familiares, líderes comunitarios y funcionarios locales, así como datos gubernamentales, informes oficiales y expedientes de causas penales.

LOS DATOS

   HRW ha informado de que, desde 2013, se han cometido abusos sobre 70 víctimas y hay "fuertes indicios" que apuntan a la responsabilidad de las FARC. Entre los abusos que se les atribuyen, hay doce asesinatos, tres desapariciones, seis casos de intento de reclutamiento forzado y cinco casos de tortura.

   La organización ha documentado abusos sucedidos en años anteriores, cuya autoría se le atribuye a grupos sucesores de paramilitares y entre los que se incluye la desaparición de tres niñas de trece, catorce y quince años.

   Además, los datos oficiales atribuyen "de forma convincente" más de 300 asesinatos y decenas de desapariciones a las FARC en los últimos años. Las cifras muestran Tumaco como uno de los municipios con mayor índice de homicidios, desapariciones, violencia y abuso sexual de Colombia.

   "Más de 10.000 residentes de Tumaco se han visto obligados a abandonar sus hogares cada año desde 2011, conforme surge de cifras gubernamentales", ha afirmado la organización.

DISPUTAS POR EL CONTROL DE LA ZONA

   Los FARC y grupos sucesores de paramilitares, como los 'Rastrojos', se han disputado el control de Tumaco a lo largo de los últimos diez años, aunque desde finales de 2013 las FARC se han asentado de manera "incontestable" en zonas urbanas y rurales del municipio, después de que varios miembros de los Rastrojos fueran arrestados y el grupo fuera expulsado de algunos barrios.

   Estos grupos sucesores surgieron en Tumaco con posterioridad a que organizaciones paramilitares participaran en un proceso de desmovilización oficial que presentó graves carencias.

   Además, la organización asegura que tanto residentes como funcionarios han "expresado preocupación" ante la posible llegada al lugar de otro grupo sucesor de los paramilitares, los Urabeños, aunque "de momento" la presencia de las FARC no está siendo "disputada" por ninguna otra organización.

IMPUNIDAD

   "Prácticamente nadie ha sido responsabilizado por las atrocidades en Tumaco", ha explicado Vivanco. "Mientras las autoridades colombianas no garanticen justicia en Tumaco, sus residentes seguirán expuestos a abusos, ya sea de guerrillas, paramilitares, bandas criminales o miembros de la fuerza pública", ha advertido.

   La Fiscalía ha informado a HRW de que, de los más de 1.300 homicidios sucedidos en Tumaco desde 2009 y que han sido investigados, "solamente siete han tenido como resultado una condena".

   Asímismo, los fiscales no han obtenido condenas en ninguna de las más de 680 investigaciones sobre desapariciones y desplazamientos forzados ocurridos en ese mismo periodo de tiempo. Sólo cuatro de las 314 investigaciones de hechos de violencia y abuso sexual en Tumaco ocurridos desde 2009 se ha dictado condena.

   Ocho fiscales locales entrevistados por Human Rights Watch tenían a su cargo más de 1.100 investigaciones cada uno, a lo que habría de sumar que en algunos de los casos documentados, las autoridades judiciales "demoraron en adoptar medidas básicas para investigar abusos, o nunca lo hicieron".

UNA POBLACIÓN DISCRIMINADA

   De los cerca de 200.000 habitantes del municipio, el 89 por ciento son afrocolombianos y poco más de la mitad de la población vive en la ciudad de Tumaco. La población rural del municipio vive en tierras administradas por los denominados "consejos comunitarios" y de propiedad colectiva, o bien en reservas indígenas.

   Los índices de pobreza, analfabetismo y mortalidad infantil en Tumaco superan en más del doble al promedio nacional.

   HRW considera que las autoridades colombianas "deberían" investigar, juzgar y sancionar de manera oportuna y efectiva las atrocidades cometidas en Tumaco, así como incrementar los recursos y personal asignados a la Fiscalía del municipio.

   "Mientras las FARC mantienen diálogos de paz con el Gobierno colombiano en La Habana, sus integrantes en Tumaco cometen atrocidades contra algunas de las comunidades más vulnerables de Colombia", ha sentenciado Vivanco, que ha instado al Gobierno a "asegurar" que se haga justicia "por las atrocidades cometidas por todas las partes del conflicto".

   Así las cosas, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación Racial y la experta independiente de la ONU sobre cuestiones de las minorías han constatado que las comunidades afrocolombianas en todo el país enfrentan discriminación, exclusión socioeconómica y altos niveles de violencia.