6 de noviembre de 2015

Iglesia de Colombia: El fallo que permite a parejas homosexuales adoptar es "inmoral"

BOGOTÁ, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El secretario general de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor José Daniel Falla, ha tachado de "inmoral" el fallo del Tribunal Constitucional que permite a parejas del mismo sexo adoptar "sin ningún tipo de restricción".

   El máximo representante de la Iglesia católica en Colombia ha criticado duramente la decisión y ha convocado a la sociedad a "movilizarse y protestar en todo el país", tal y como informa la emisora colombiana Caracol Radio.

   "En este caso sí. Lo consideramos así. Es un fallo inmoral (...) porque al niño adoptado se le está privando de la posibilidad de tener una figura como padre hombre y madre mujer como una orientación crucial para su formación integral", añade Falla.

   El secretario general de la Conferencia Episcopal ha añadido que este fallo "viola la Constitución, que dice que la naturaleza propia de la familia debe estar compuesta por un padre y una madre". "Perdemos todos como sociedad", ha apostillado.

   En este sentido, ha reclamado "que se hagan movilizaciones". "Pueden ser marchas, por ejemplo, en la que le digamos al Estado que no estamos de acuerdo. No podemos cruzarnos de brazos mientras se nos van destruyendo las bases de la sociedad", ha agregado Falla, que insiste en que "una mayoría de país" no está de acuerdo con esta medida.

LA DECISIÓN DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

   El Tribunal Constitucional de Colombia decidió el pasado miércoles, tras varias horas de debate --con seis votos a favor y dos en contra--, la aprobación de la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo "sin ningún tipo de restricción".

   Este histórico fallo que eliminó una sentencia previa del mismo tribunal, en el año 2014, que exigía que uno de los integrantes de la unión tenía que ser el padre o la madre biológica del menor.

   La propuesta, presentada por el magistrado Jorge Iván Palacio, apoyaba que parejas de homosexuales o lesbianas pudiesen adoptar a niños siempre y cuando cumplan con los requisitos mínimos exigidos en la Constitución, tal y como se aplica en el caso de las parejas heterosexuales.

   Entre otras condiciones, la pareja debe acreditar que lleva un determinado tiempo junta y que mantiene una estabilidad económica y emocional. El tribunal determina además que la adopción de niños por parejas del mismo sexo "no afecta por sí misma el interés superior del menor, ni compromete de manera negativa su salud física y mental o su desarrollo integral".