20 de julio de 2012

Colombia.- Los indígenas de Cauca piden al Gobierno establecer una mesa de alto nivel para solucionar el conflicto

BOGOTÁ, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los indígenas del departamento de Cauca, ubicado en el suroeste de Colombia, han solicitado este jueves al Gobierno de Juan Manuel Santos que establezca una mesa de alto nivel para solucionar el conflicto que desde hace días enfrenta a la Fuerza Pública y a las comunidades nativas.

La mesa estaría formada por representantes del Gobierno y de las autoridades indígenas y tendría como garantes al defensor del Pueblo, Volmar Pérez, al delegado del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos Todd Howland y a un colombiano independiente.

Como condición previa, los indígenas han exigido resolver la ocupación militar del cerro Berlín, una de las tres montañas que rodean el municipio de Toribío, donde se asienta un campamento militar que esta semana ha sido tomado por los nativos y recuperado por los uniformados.

En segundo lugar, han pedido a la Fiscalía y al Gobierno que no procesen judicialmente a los indígenas que se han enfrentado a la Fuerza Pública para defender sus territorios y que se comprometan a no hacer acusaciones infundadas contra los nativos.

Por último, han solicitado que las personas heridas en los enfrentamientos con la Fuerza Pública sean atendidas sin costes policiales ni judiciales, para lo cual consideran necesaria la intervención de la Defensoría del Pueblo.

El alto consejero para Asuntos Políticos del Gobierno, Aurelio Iragorri, ha indicado, en declaraciones a Caracol Radio, que la propuesta de establecer una mesa de negociación es un primer paso para solucionar la crisis, pero ha subrayado que la Fuerza Pública seguirá en Cauca.

Por su parte, el procurador general, Alejandro Ordoñez, se ha reunido durante una hora con los líderes indígenas para darles garantías del respeto a sus derechos y libertades fundamentales, al tiempo que les ha intentado convencer de que permitan la presencia de la Fuerza Pública en los municipios de Toribío, Jambaló y Miranda.

Ayer, el líder indígena Feliciano Valencia confirmó al diario 'El Tiempo' que tras horas de reunión las comunidades nativas y el Gobierno habían llegado a un principio de acuerdo para poner fin a los enfrentamientos en el departamento.

El principio de acuerdo llegó horas después de que el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, autorizara al ministro de Interior, Federico Renjifo, a "abrir una mesa de diálogo" con los indígenas. "Esperamos que continúe para ir aclarando posiciones y encontrando soluciones", dijo, al tiempo que advirtió de que la presencia de la Fuerza Pública es "innegociable".

Desde hace dos semanas, la Fuerza Pública y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se enfrentan en Cauca, después de que la guerrilla lanzara una de sus peores ofensivas contra el departamento. Los indígenas han intervenido, pidiendo a ambos que cesen las hostilidades y abandonen la región.

El conflicto se ha agravado esta semana, cuando los indígenas del municipio de Toribío, el mas afectado por la violencia, han comenzado a desmantelar las bases del Ejército y de la Policía y han desalojado a los efectivos por la fuerza.

De momento, los enfrentamientos se han saldado con un total de cinco muertos --dos por parte de los indígenas y tres por parte de la Fuerza Pública-- y 3.000 desplazados por la violencia solo en Toribío.