3 de agosto de 2012

Colombia.- Indígenas colombianos exigen a la Fuerza Pública que abandone sus territorios

BOGOTÁ, 3 Ago. (Colprensa/EP) -

Las organizaciones indígenas de Colombia han exigido al Gobierno de Juan Manuel Santo que ordene la retirada de la Fuerza Pública de sus territorios, tras haber constatado que no se han cumplido los acuerdos suscritos entre las partes para garantizar la paz y el desarrollo de sus comunidades.

Los representantes de cada una de las comunidades indígenas que hay en Colombia se han reunido para hablar sobre la situación que viven por los enfrentamientos entre uniformados y rebeldes que operan en algunas regiones.

En un comunicado emitido tras el encuentro, los nativos afirman que "se han presentado toda clase de incumplimientos por parte del Gobierno Nacional" de los 96 acuerdos suscritos en el marco del Plan Nacional de Desarrollo. "A la fecha, ninguno ha sido cumplido a cabalidad", denuncian.

Los firmantes advierten de que no quieren más guerra en sus territorios y que, cansados del conflicto que se desarrolla en medio de sus campos y pueblos, decidieron "sacar literalmente de sus resguardos" al Ejército Nacional y a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El comunicado se ha dado a conocer momentos después de que la Corte Constitucional ordenara al Ministerio de Defensa de Colombia retirar las tropas de un resguardo perteneciente a la comunidad indígena Jiw, actualmente ocupado por la Escuela de Fuerzas Especiales e Infantería de Marina.

Las relaciones entre las comunidades indígenas y el Gobierno de Santos han empeorado en las últimas semanas después de nativos del municipio de Toribío, en el departamento de Cauca (suroeste), sacaran a la fuerza tanto a los militares como a los guerrilleros de las FARC, por considerarles culpables de la ola de violencia que se vive en esa región.

Con respecto a la Ley de Víctimas, una de las banderas del Gobierno de Santos por autorizar la indemnización de miles de personas perjudicadas por el conflicto armado, los pueblos indígenas aseguran que de momento no han recibido "beneficio alguno".

Asimismo, los aborígenes manifiestan que tienen la disposición de dialogar con el Gobierno desde que se reiniciaron los acercamientos en octubre de 2010, cuando era ministro del Interior, Germán Vargas Lleras.

CAMPAÑA DE DESPRESTIGIO

Los representantes de los indígenas han denunciado además que el Gobierno de Santos ha emprendido una campaña de desprestigio en su contra al posicionarles como uno de los actores armados del conflicto, cuando en realidad son víctimas de los rebeldes.

Alberto Yase, consejero del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), ha asegurado que la campaña del Gobierno en medios de comunicación es xenófoba.

"Sabemos que son campesinos e indígenas que han sido reclutados por el Ejército Nacional y reiteramos que nuestra inconformidad es con las políticas públicas que el Gobierno colombiano pretende implementar, desconociendo nuestro legítimo derecho a existir como pueblos diferenciados y con autonomía territorial", ha explicado Yase.