10 de septiembre de 2014

Llega a La Habana el segundo grupo de víctimas para participar en el diálogo de paz

Las FARC hacen diez propuestas para evitar el "intercambio de impunidades"

Llega a La Habana el segundo grupo de víctimas para participar en el diálogo de paz
FARC

   BOGOTÁ, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Un segundo grupo de víctimas ha llegado a La Habana para participar en el diálogo de paz entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), con la destacada ausencia de Clara Rojas, después de la polémica de la última semana en torno a su condición de víctima del conflicto.

   Las FARC han informado este miércoles a través de su página web de que el segundo grupo de víctimas llegó el martes por la tarde al aeropuerto internacional José Martí de La Habana, donde fueron recibidas por la delegación guerrillera.

   En un principio, estaba previsto que Clara Rojas, congresista del Partido Liberal que estuvo secuestrada por las FARC, formara parte de este segundo grupo, pero la guerrilla publicó un documento en el que dice que "no tiene derecho" a ser considerada una víctima.

   La guerrilla argumenta que Rojas no fue secuestrada, porque decidió quedarse de forma voluntaria acompañando a la entonces candidata presidencial Ingrid Betancur, que sí fue capturada, y durante su cautiverio se enamoró y quedó embarazada de un guerrillero.

   La delegación del Gobierno en el proceso de paz ha expresado "su más enérgica protesta" por la difusión de este artículo contra Rojas, al considerar que "viola su dignidad como persona y como mujer", y ha lamentado su ausencia en el grupo de víctimas.

   Rojas, por su parte, ha abandonado a la Comisión de Paz del Congreso. "Presento mi renuncia por cuanto los hechos sucedidos la semana anterior revisten gran importancia y sus consecuencias derivan en implicaciones personales que afectan a mi familia y a mi condición personal", ha dicho en una carta enviada al Partido Liberal.

DIEZ PROPUESTAS DE LAS FARC

   Coincidiendo con la llegada de este segundo grupo a La Habana, las FARC han difundido un documento en el que formulan diez propuestas sobre el punto cinco del diálogo de paz, que versa sobre el reconocimiento y la reparación a las víctimas.

   La guerrilla aboga por "reconocer a todas las víctimas del conflicto, no solo en su condición de víctimas, sino también y, principalmente, en su condición de ciudadanos con derechos".

   El grupo armado ha subrayado que el reconocimiento a las víctimas debe partir de la responsabilidad de los "agentes" del conflicto. "No vamos a intercambiar impunidades", ha dicho, de acuerdo con la agencia de noticias Colprensa.

   Así, las FARC han considerado que la discusión debe centrarse, por un lado, en determinar "a los agentes victimizantes", con ayuda "de las fuentes históricas y de las estadísticas de instituciones y centros de estudios especializados no dependientes del Estado".

   Como segundo eje, la insurgencia ha apuntado al "pleno reconocimiento de la condición de víctima" y a "la garantía de acceso a la totalidad de los derechos constitucionales económicos y sociales" de los ciudadanos afectados directamente por el conflicto.

   Las FARC han apuntado también a la importancia de la contribución de las víctimas para fijar la verdad histórica del conflicto y esclarecer las violaciones de los Derechos Humanos que hayan podido cometer ambas partes.

   Otro punto clave es la necesidad --señalan las FARC-- de garantizar la no repetición del sufrimiento a que ha dado lugar el conflicto, para lo cual propone que las partes expresen su voluntad de acordar un alto el fuego "lo más extenso posible".

DIÁLOGO DE PAZ

   Desde el 8 de octubre y el 19 de noviembre de 2012 en Oslo y La Habana, respectivamente, Gobierno y FARC llevan a cabo un diálogo de paz basado en una agenda de seis puntos para poner fin a más de cinco décadas de conflicto armado, en las que han muerto 600.000 personas.

   Tras seis meses de intensas negociaciones, finalmente el 26 de mayo de 2013 las partes pactaron sobre desarrollo agrario y rural, el primer punto de la agenda y el más importante para la guerrilla, ya que sobre él pivota toda su lucha armada.

   El segundo acuerdo del proceso de paz llegó el pasado 6 de noviembre, sobre participación política. Los puntos clave son el compromiso para crear un estatuto de la oposición, que establezca sus derechos, deberes y garantías, y una reforma electoral, que incluye circunscripciones transitorias.

   A ellos se suma un tercer acuerdo alcanzado el pasado 16 de mayo sobre el problema de los cultivos de drogas ilícitas, por el cual las FARC se han comprometido a romper todos sus vínculos con el narcotráfico, una de sus principales fuentes de financiación.

   Las partes iniciaron el pasado 12 de agosto las conversaciones sobre el reconocimiento y la reparación a las víctimas, tema al que seguirán el abandono de las armas y el mecanismo de refrendación del acuerdo final de paz.