3 de febrero de 2007

Colombia.- Más de 30 mineros atrapados por la explosión en una mina de carbón del noreste de Colombia

BOGOTÁ, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

Más de 30 mineros se encuentras atrapados tras la explosión registrada hoy en una mina de carbón del departamento de Santander Norte, en Colombia. Los hechos se registraron en las minas San Roque y La Preciosa, en zona rural del municipio de Sardinata. Las autoridades creen que es probable que haya víctimas.

La explosión tuvo lugar poco antes de las 11:30 horas (17:30 hora peninsular española), cuando uno de los mineros consiguió llegar herido hasta el puesto de la policía de Sardinata y relató a un agente lo ocurrido, según informó el diario 'El Tiempo'.

El obrero, que registraba quemaduras en su cuerpo, y trabajaba en la mina del sector de Tabío, recibió atención médica y una hora después fue ingresado en el hospital Erasmo Meoz, de Cúcuta.

El coronel José Humberto Henao, comandante de la Policía en Norte de Santander, dijo que al parecer el hecho ocurrió como consecuencia de una explosión de los elementos que utilizan los mineros, "pero todavía no tenemos una información sobre el número de personas que pudieron resultar heridas o atrapadas allí en esa mina. Estamos adelantando las actividades con el fin de prestar la atención correspondiente".

Expertos en minas aseguran que la explosión también pudo haber ocurrido por una mala gestión de los gases que produce la actividad minera, pero que este extremo sólo se podría confirmar cuando se realice la investigación correspondiente.

Por su parte, Fernando Rosales, director de la Defensa Civil de Norte de Santander, afirmó que las condiciones de las minas, en la vereda de San Roque, son extremas. Los servicios de emergencia que llegaron al lugar de la explosión no son optimistas y dudan que los mineros hayan sobrevivido.

Personal de la Policía, la Brigada 30 del Ejército, el Comité de Atención y Prevención de Desastres y servicios de emergencia se dirigieron desde Cúcuta hasta el lugar del siniestro para prestar atención a las víctimas.