15 de junio de 2007

Colombia.- El ministro de Defensa pide "más de solidaridad" a Europa en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico

BOGOTA, 15 Jun. (de la enviada especial de EUROPA PRESS, Ana Melgar) -

El ministro de Defensa de Colombia, Juan Manuel Santos, pidió "un poco más de solidaridad" en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico y "menos reclamos" a los países europeos, ya que estos problemas son, a su juicio, "una lucha a nivel global".

Santos recordó, en un encuentro con periodistas españoles, que Colombia "ha puesto los muertos" y "ha dado la cara" en la lucha contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el narcotráfico, y apuntó que un país solo "no va a poder" con el problema. "Vengan ustedes, libren esta guerra y verán lo complicada que es", sentenció.

El ministro afirmó que las FARC quieren "empujar" al Gobierno a despejar una zona estratégica, una exigencia que "no se va a aceptar" porque aprovecharían para reorganizarse. En este sentido, destacó que en estos momentos hay más de 11.000 guerrilleros frente a los 25.000 que llegaron a contabilizarse, una reducción que, a su juicio, fue posible gracias a la acción militar del Ejecutivo desde la llegada de Álvaro Uribe al frente del poder.

Santos explicó que la estrategia del Gobierno se mantendrá para que los insurgentes no tengan más salida que negociar o entregarse y apuntó que la estrategia de estos grupos ha cambiado porque no llevan a cabo acciones a gran escala, sino muy reducidas.

El ministro recordó que aunque Estados Unidos le envía una ayuda anual de 650 millones de dólares en el marco del Plan Colombia, que calificó de "exitoso", la cifra incautada de coca supera en cuatro veces dicha donación.

Tras indicar que las FARC están "muy golpeadas", Colombia se ha marcado como objetivo aumentar en los próximos tres años el personal de las fuerzas armadas en un 10%.

Finalmente, Santos explicó que los terroristas no sólo secuestran y asesinan sino que su actividad también tiene una repercusión sobre el medio ambiente, ya que han destrozado 2,5 millones de hectáreas de bosque natural tropical, algo que calificó de "ecocidio". El ministro precisó que por cada hectárea de coca plantada, no vuelven a crecer otras tres.