28 de agosto de 2007

Colombia.- El ministro de Exteriores confirma que la solicitud de extradición del detenido en Moscú ya está cursada

BOGOTÁ, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores colombiano, Fernando Araujo, confirmó hoy que Colombia ya solicitó de forma verbal la extradición en contra de Yair Klein, el mercenario israelí condenado en el país por entrenar a paramilitares y quien fue detenido hoy en Moscú.

Araujo señaló que la operación de captura de Klein comenzó hace un mes, cuando el ex militar israelí fue detectado en Rusia. "De inmediato el Departamento Administrativo de Seguridad de Colombia (Das) envió la documentación necesaria para proceder a la extradición, pues Yair Klein fue condenado por el tribunal colombiano de Manizales", indicó Araujo en declaraciones a la emisora de radio RCN.

El embajador de Colombia en Rusia, Diego Tobón, señaló en la misma cadena que la solicitud de extradición fue formalizada antes de que Klein fuera arrestado hoy en el aeropuerto moscovita de Domedédovo, cuando trataba de coger un vuelo a Tel Aviv (capital israelí).

La petición formal fue enviada por el Ministerio del Interior y de Justicia, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, reiteró el diplomático. "Esperamos que pronto, cumplidos todos los trámites de ley aquí en Rusia, este ciudadano sea entregado a las autoridades colombianas", agregó Tobón.

El embajador dijo que las gestiones de extradición se completaron con la exigencia rusa de que Colombia ratificara "la voluntad de reciprocidad, la cual, de acuerdo con instrucciones" del Ministerio de Asuntos Exteriores y el Ministerio del Interior colombianos, fueron "procedidos a comunicar oficialmente desde la semana pasada".

Las autoridades rusas seguían los movimientos de Klein "desde hace por lo menos 20 días", advirtió Tobón, quien indicó que el Gobierno colombiano fue informado de la presencia del israelí en Rusia.

Klein era buscado por las autoridades de Colombia desde 1999 y, en 2001 fue condenado en ausencia por el Tribunal Superior de Manizales (Caldas), junto a sus compatriotas Melnik Ferry y Tzedaka Abraham, por instrucción, entrenamiento en tácticas, técnicas y procedimientos militares terroristas.

Los tres fueron procesados por hechos que se remontan a abril de 1990, cuando viajaron a Puerto Boyacá, contratados por el ahora disuelto cártel de la cocaína de Medellín.

El pasado mes de abril la oficina de la INTERPOL en Bogotá emitió una "circular roja", de captura internacional, contra cada uno de estos extranjeros, que, según la misma organización, "instruyeron y entrenaron a campesinos (...) para participación en la formación de grupos terroristas".

Estos reductos son considerados como el origen de las antiguas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que comenzaron a disolverse a mediados de 2006, cuando se inició un proceso de paz en el que se desarmaron más de 31.000 paramilitares.