29 de mayo de 2007

Colombia.-El ministro del Interior asegura que unos mil guerrilleros quieren acogerse al plan de excarcelación de Uribe

BOGOTÁ, 29 May. (EUROPA PRESS) -

Unos mil guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) recluidos en las prisiones del país han manifestado su intención de acogerse al plan de liberación propuesto por el presidente Álvaro Uribe, comprometiéndose a dejar las armas para así proceder al canje humanitario de secuestrados, aseguró el ministro del Interior, Carlos Holguín.

En este sentido, Holguín reveló que, de llegarse a concretar este proceso, podría tardar unos dos meses en lograr la excarcelación y la ubicación de los guerrilleros en una "zona de ubicación" de la que no informó mayores detalles.

De esta manera, aclaró que las liberaciones de los subversivos "no serán en masa" ya que en estos momentos la justicia colombiana está estudiando cada caso en particular, por tanto, advirtió que no todos los que soliciten acogerse a la propuesta presidencial serán beneficiados del mismo modo.

"El Gobierno se encuentra en este momento adelantado la fase de identificación de los presos que serán beneficiados, del procedimiento a seguir con cada uno de ellos y es posible que este viernes o sábado se conozcan nuevos detalles", declaró a la emisora 'Radio Caracol', al aclarar que "todo dependerá" de cómo evolucione la salud de Uribe quien actualmente pasa por un fuerte resfriado.

El titular del Interior que actualmente están haciendo gestiones para hacer tutorías especiales para los rebeldes que decidan sumarse al plan, a fin de poder hacer seguimiento de sus pasos una vez que sean excarcelados, y destacó que la idea fundamental es que puedan integrarse a los programas de reinserción social.

Estos guerrilleros serán considerados como "parte significativa e integral" de "un grupo armado organizado al margen de la ley", desveló el diario 'El Tiempo' en su edición de hoy en la explica los cinco pasos a través de los que se realizará el plan de Uribe.

Primero, se deben desmovilizar manifestando que abandonan el grupo y no van a reincidir. Seguidamente, el Gobierno depurará la lista tomando en cuenta las condenas y las acusaciones. Posteriormente, los guerrilleros serán considerados "interlocutores válidos del Gobierno" y se les pedirá que nombren a sus representantes.

En cuarto lugar, los rebeldes serán llevados a una zona de ubicación que aún no se conoce, la cual será el sitio de reclusión de los desmovilizados. Ahí --como último paso-- recibirán los beneficios los que no tengan delitos atroces saldrán libres por ley 1106 (Ley de orden público prorrogada) y los que sí se acogerán a la Ley Justicia y Paz, la misma que es utilizada actualmente con los paramilitares.

El presidente Uribe anunció la semana pasada que antes del 7 de junio liberará a los guerrilleros para poder hacer efectivo el canje humanitario de unos 56 personas que permanecen en manos de las FARC, entre ellos, la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y tres estadounidenses.

"He venido proponiendo a los colombianos una excarcelación total o parcial en búsqueda de la verdad, como premio a la verdad, que no es ni amnistía ni indulto, que no levanta la condena, que no levanta la responsabilidad penal y que sería excarcelación total o parcial con muerte política", dijo en ese momento el mandatario colombiano.