7 de diciembre de 2012

Mockus se ofrece voluntario para ayudar a las FARC a implementar un eventual acuerdo de paz

BOGOTÁ, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

El líder de Los Verdes y ex candidato presidencial, Antanas Mockus, se ha ofrecido a la mesa de negociaciones de La Habana como voluntario para, en caso de que el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionaras de Colombia (FARC) lleguen a un acuerdo de paz, ayudar a la guerrilla a implementarlo.

En una carta fechada el 8 de octubre, que se ha conocido este jueves, Mockus, ha anunciado que "si Gobierno y FARC logran un acuerdo de paz en nueve meses, a partir del inicio formal de las conversaciones en Oslo --es decir, antes del 17 de agosto de 2013--, se ofrece a aportar un mínimo de 1.000 horas de trabajo voluntario a las FARC o a la organización política heredera para la implementación del mismo".

El líder del movimiento ecologista colombiano ha explicado que, "en el caso de que las partes hicieran el milagro de construir la paz en menos de seis meses, doblaría entusiasmado la oferta", con lo que aportaría un mínimo de 2.000 horas de trabajo voluntario.

En cambio, ha advertido de que "si se demoran más de nueve meses y menos de dos años, la oferta sigue en pie pero con 240 horas", y "si llega a demorarse más de dos años, seguirá considerando un honor colaborar con la fuerza política heredera de las FARC pero con 50 horas".

El ex candidato presidencial ha explicado que se trata de "un compromiso unilateral en aplicación del artículo 22 de la Constitución colombiano, que establece que 'la paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento'".

Además, ha invitado "a dirigentes, intelectuales, expertos, educadores y empresarios a aportar doblemente al proceso de conversaciones para desarrollar dicho acuerdo de paz, pero impulsando un sentido de urgencia".

"Conozco en carne propia lo que es procrastinar. De una manera involuntaria, por timidez, temor, desconfianza o por alguna otra razón, uno deja para más tarde lo que podría hacer hoy. Quiero que nos ayudemos todos a no procrastinar", ha dicho.

En la misma línea, ha instado a "los filántropos del mundo a explorar la posibilidad de ejercer una presión similar ofreciendo tiempo de trabajo y/o recursos económicos al proceso de transición o a las futuras fuerzas políticas legales herederas de las FARC".

"Gobierno y FARC son poderosos, es cierto, pero también es cierto que hay un poder de nosotros, los ciudadanos, que radica en nuestra capacidad de ofrecer o retirar pacíficamente nuestra cooperación", ha argumentado.

Mockus ha confesado que "esta es también una manera personal de empezar a curarse del odio y del resentimiento causado por amenazas y agresiones". "Busco transformar mi indignación y mi censura contra el uso de la violencia en deseo y voluntad de construir", ha revelado.