18 de julio de 2012

Muere un indígena a manos de militares que realizaban operativos en Cauca

BOGOTÁ, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un indígena ha muerto este miércoles a manos de militares que realizaban operativos de seguridad cerca de Toribío, localidad que en los últimos días ha sido escenario de intensos enfrentamientos entre uniformados y nativos que rechazan la presencia de soldados en el conflictivo departamento colombiano de Cauca (suroeste).

La información ha sido confirmada por las Fuerzas Armadas, las autoridades de Cauca y el Defensor del Pueblo, aunque nadie todavía ha querido vincular este incidente con la crisis que se vive actualmente en Toribío.

El Comando de la Tercera División del Ejército ha explicado en un comunicado divulgado por la prensa que los hechos se registraron en La Venta, zona rural de Caldono, situada cerca de Toribío, cuando soldados realizaban "operaciones militares para neutralizar cualquier pretensión terrorista contra la comunidad".

El Ejército no ha precisado las causas del incidente ni ha revelado el nombre de la víctima, pero ha informado de este hecho a la Fiscalía General para que tome las medidas que considere pertinentes.

Los nativos han respondido indignados a la muerte del joven identificado como Fabián Quepia, quien formaba parte del movimiento campesino de Cauca. Según su versión, el asesinato se produjo porque la víctima no obedeció las órdenes de un retén militar que se había instalado en la zona.

En consecuencia, los aborígenes han decidido retener a 30 soldados en Toribío, según ha confirmado Elver Aranda, gobernador del resguardo indígena La Laguna de Siberia en Caldono.

La situación en Cauca se mantiene muy tensa después de que los indígenas lograran desalojar el martes a unos 200 uniformados desplegados en el campamento del cerro Berlín, en Toribío, tras horas de intensos enfrentamientos que dejaron 23 campesinos heridos.

Los nativos responsabilizan a los militares y a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) del aumento de la violencia en las zonas rurales de Cauca. El Ejército ha reconocido que en los últimos meses han radicalizado las operaciones en respuesta a la ofensiva lanzada por los rebeldes.